Hobbies

Cómo dar enemas pediátricos

Escrito por hannah rice myers | Traducido por cp mérida
Cómo dar enemas pediátricos

Los enemas deben ser aplicados con mucho cuidado, debido a que conllevan serios riesgos para la salud.

Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Los enemas se dan a los niños cuyos intestinos están bloqueados o afectados. Estos hacen que sea más fácil que tu hijo tenga una evacuación intestinal, rompiendo la retención y permitiendo que la materia fecal acumulada pase a través de su sistema con más facilidad. Si notas que sus calzoncillos están sucios o sientes un nudo en la parte inferior del abdomen, es probable que un enema sea necesario. Sin embargo, es importante dar el enema correctamente y en la dosis correcta para evitar complicaciones de salud graves.

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Solución de fosfato para enemas Fleet
  • Aceite mineral para enemas
  • Una bolsa para enemas
  • Un tubo para enermas
  • Agua destilada
  • Sal de mesa
  • Lubricante

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Elige el enema. Hay dos tipos de enemas que son seguros para su uso en niños: el aceite mineral y los enemas salinos normales. Si eliges una solución salina normal, debes hacerlo en casa. Los enemas de aceite mineral se pueden comprar sin receta en tu farmacia local, al igual que los enemas de fosfato. Los de fosfato declaran en el paquete que son solución salina, sin embargo, si la eliges este tipo para tu hijo, es imprescindible que utilices la dosis correcta. Usar demasiado o dar más de uno al día puede ser peligroso. Tanto el aceite mineral como los enemas Fleet son enemas pre-empaquetados y desechables, y la dosis listada en el paquete se establece de acuerdo a la edad y peso de tu hijo.

  2. 2

    Haz un enema de solución salina normal. Si eliges utilizar un enema de solución salina normal, lo tienes que hacer tú mismo. Sólo tienes que añadir 2 cucharaditas raspadas de sal de mesa en un cuarto de galón (1 lt) de agua destilada tibia. La dosificación para estos enemas es como la siguiente: de dos a seis años, 6 onzas (177 ml); de seis a 12 años, 12 onzas (354 ml); y de 13 años en adelante, 16 onzas (473 ml).

  3. 3

    Prepara a tu hijo. Antes de administrar el enema, dale a tu hijo uno o dos vasos de agua. El enema puede causar deshidratación por la pérdida de fluidos corporales, y tomar agua potable de antemano puede prevenir esto.

  4. 4

    Coloca a tu niño. La mejor posición para tu hijo es sobre su estómago con sus rodillas en el pecho. Esto permite que el fluido del enema fluya más fácil a medida que desciende en el colon. También ayuda a aliviar la presión que se acumula en el recto, mientras que el líquido del enema empieza a llenar su colon.

  5. 5

    Dale el enema. Si utilizas un enema desechable, lubrica la punta e insértala suavemente en el recto. Mientras lo haces, dile a tu hijo que empuje como si estuviera teniendo un movimiento intestinal, lo que ayuda a hacer más fácil la inserción. Si el líquido no fluye de regreso cuando comiences a apretar la botella, sabrás que has insertado la punta lo suficientemente lejos. Si le aplicas un enema hecho en casa, coloca la cantidad correcta de solución en la bolsa y lubrica el tubo antes de insertarlo. Levanta la bolsa 2 pies (60 cm) por encima del recto de tu niño, permitiendo que el líquido drene gradualmente a través de la fuerza de gravedad. Este proceso suele tardar de cinco a 10 minutos.

  6. 6

    Haz que tu niño espere. Una vez finalizado el enema, es común que tu hijo sienta un fuerte deseo de liberar su contenido. Sin embargo, para que el enema sea eficaz, tiene que esperar entre cinco y 15 minutos antes de usar el baño. Para ayudarle, mantén sus nalgas juntas mientras él permanece sobre su estómago con las rodillas levantadas. Dile que tome respiraciones profundas, que le ayudarán a relajarse y reducir la necesidad de tener una evacuación intestinal inmediatamente.

Consejos y advertencias

  • Los enemas no deben ser utilizados en niños menores a dos años de edad. Al dar un enema hecho en casa, baja la bolsa para frenar el flujo si tu hijo comienza a experimentar calambres en el estómago.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media