Cómo dar un masaje curativo

Escrito por contributing writer | Traducido por pei pei
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo dar un masaje curativo
Aprende a dar un masaje curativo (www.visionmagazine.com)

Un buen masaje puede ser relajante y muy beneficioso para la mayoría de las personas, especialmente los que se recuperan de una enfermedad o lesión. El masaje mejora la circulación sanguínea, reduce el tiempo de curación de los tejidos blandos, mejora la elasticidad de los músculos y ayuda a eliminar los desechos metabólicos. Las siguientes técnicas te ayudarán a dar un masaje curativo que asegure la relajación y rápida recuperación de quien lo recibe.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Prepara un área cómoda para dar el masaje. No es necesario tener una cama de masaje, sin embargo, la superficie debe ser firme, cómoda y brindar apoyo. Asegúrate de que hay suficiente espacio para que puedas moverte con libertad en torno al cuerpo de la persona.

  2. 2

    Crea un ambiente de paz. Baja un poco las luces (sólo un poco, recuerda que debes poder ver los que estás haciendo), pon algo de música tranquila y apaga o eliminar las distracciones como la televisión, los teléfonos celulares, las computadoras y al resto de las personas que no tengan nada que hacer adentro.

  3. 3

    Pídele a la persona que recibirá el masaje que se quite la ropa. Esto hará que sea más fácil para ti para masajear adecuadamente todo el cuerpo. Si la persona no se siente cómoda estando completamente desnuda, dile que se deje la ropa interior y trabaja con cuidado en torno a las prendas.

  4. 4

    Pídele ahora a la persona que se recueste sobre su estómago. Cubre la parte posterior de su cuerpo con una toalla o manta suave para que no se enfríe. Sólo ve descubriendo la parte del cuerpo en la que estás trabajando. Los músculos fríos son difíciles de masajear, así que procura hacer sentir a la persona abrigada y segura (esto fomenta la relajación).

  5. 5

    Aplica un rico aceite de masaje. Es posible utilizar muchos tipos de aceites, pero el aceite especial para masaje facilita mucho el trabajo y huele delicioso. Asegúrate de que la persona esté conforme con el aroma que elegiste. Aplica una pequeña cantidad de aceite de masaje en tus manos y frótalas entre sí para calentar el aceite y la piel. ¡Las manos frías no son nada relajantes!

  6. 6

    Comienza por la espalda. Baja la toalla para descubrir la parte superior de la espalda, el cuello y los hombros.

  7. 7

    Aplica una leve presión con la palma de las manos a ambos lados de la columna vertebral. Nunca apliques presión directamente sobre la columna. Comenzando desde la parte inferior de la espalda, trabaja hasta los hombros con la palma de la mano y luego baja de lado, sobre las costillas, con los dedos. Básicamente, estás realizando un movimiento en forma oval. También puedes alternar esta técnica con movimientos circulares de las manos. Realiza los movimientos que sean cómodos para ti y para la persona que está recibiendo el masaje.

  8. 8

    Repite el ciclo anterior varias veces y recuerda aplicar presión suave cada vez que alcances los lados de la columna. Pregúntale a la persona si se siente bien y ajusta la presión de acuerdo a lo que te diga -algunas personas gustan de los masajes suaves, pero otras prefieren algo más fuerte como el masaje del tejido profundo.

  9. 9

    Amasa los músculos lentamente con las manos para realizar un masaje del tejido profundo. Sabrás que estás alcanzando una profundidad adecuada cuando la persona deje escapar un leve gemido de placer. En este punto sentirás los "nudos" que tensan los músculos, así que deberás invertir un poco de tiempo en disolverlos.

  10. 10

    De nuevo, una vez que has hecho el masaje de tejido profundo, estira los músculos con nudos. Mueve tus dedos como si fueran un rastrillo y no te olvides de ejercer una ligera presión. Haz esto durante todo el tiempo que lo consideres necesario.

  11. 11

    Tómate un momento para repasar toda la zona suavemente con tus dedos. En este punto es posible trazar cualquier forma que desees con los dedos de forma superficial. Esta es básicamente una forma de indicar que el masaje en esa zona se ha completado.

  12. 12

    Cubra la espalda de la persona con una toalla o una manta suave y descubre una pierna o brazo para masajearlo -recuerda que debes descubrir una zona a la vez. Repite todas las técnicas anteriores, adaptándolas a cada parte del cuerpo en particular. Es más fácil trabajar los músculos de las extremidades, así que simplemente sigue su dirección y dales un buen tratamiento.

  13. 13

    Haz que la persona se dé la vuelta hasta quedar recostado sobre su espalda e inicia el proceso de nuevo. Ten cuidado con las áreas privadas y no te acerques demasiado. Recuerda que el masaje que debe ser uniforme en todo el cuerpo y que debe durar el mismo tiempo en cada lado, a menos que tengas que tratar una lesión de los tejidos blandos que realmente necesite algo de trabajo adicional.

Consejos y advertencias

  • Cuando des un masaje, trabaja siempre hacia el corazón, ya que esto ayuda a mejorar el flujo sanguíneo. Recuerda que quieres ayudar al cuerpo a sanar, ¡no agotarlo ni obstaculizar sus procesos naturales!
  • Mantén siempre al menos una mano sobre la persona. Esto genera un sentido de conexión y ayuda a la persona a relajarse debido a que le haces saber que estás para atenderla en todo momento.
  • Comprueba constantemente que la persona esté de acuerdo con lo que estás haciendo. Pregúntale si quiere incrementar o disminuir la presión o si hay un punto en que le gustaría que trabajaras más.
  • Practica mucho. Como cada cuerpo y cada par de manos son diferentes, experimenta con diferentes movimientos y técnicas. Verás cómo estarás dando exquisitos masajes curativos, ¡en menos de lo que te imaginas!
  • Si en algún momento notas que la persona tiene molestias o dolor, detente de inmediato.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles