Cómo dar masajes con aceite

Escrito por abram shaner | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo dar masajes con aceite
(Jupiterimages/Creatas/Getty Images)

Recibir masajes puede ser un medio eficaz para relajar los músculos tensos y aliviar el estrés. Los aceites hidratan y nutren la piel al mismo tiempo que lubrican las manos para que trabajen suavemente en todo el cuerpo. Los spa en general ofrecen masajes en todo el cuerpo que trabajan de manera sistemática de una zona del cuerpo a otra usando una variedad de técnicas. Sin embargo, las personas también pueden realizar masajes en casa sobre cualquier superficie plana y cómoda y pueden optar por masajear todo el cuerpo o concentrarse en determinadas partes.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Aceite para masajes
  • Una mesa de masajes
  • Sábanas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Cubre la mesa con dos sábanas y haz que la persona que recibe el masaje se quite la ropa de acuerdo a lo que prefiera y que se acueste boca abajo sobre la mesa. Descubre la parte superior del cuerpo y aplica aceite en la espalda. Realiza movimientos largos y conectivos para que la persona se relaje y para extender el aceite. Desliza las palmas de las manos varias veces desde la parte superior de la espalda hasta la parte inferior sin levantar tus manos. De la misma manera, también debes bajar porlos brazos y volver a subir por la parte superior de la espalda y el cuello.

  2. 2

    Trabaja de manera sistemática por toda la espalda y los músculos del brazo utilizando una variedad de herramientas para aplicar presión, como los nudillos, la punta de los dedos, los dedos pulgares y las palmas. Presiona más profundamente cuando sea necesario, utilizando los antebrazos y los codos. Sé creativo empleando movimientos circulares, masajeando y aplicando golpes suaves y profundos. Estirar los músculos mientras trabajas en ellos facilita la relajación y beneficia los masajes. Comienza trabajando a lo largo de la columna vertebral, la parte inferior de la espalda, la parte superior de la cadera y continúa subiendo entre los omóplatos, trabajando el trapecio y luego el cuello. Baja por los brazos y trabaja los bíceps, los tríceps y termina con los antebrazos. Finaliza la espalda con algunos golpes suaves y fluidos o con golpes de percusión.

  3. 3

    Cubre la espalda con la sábana y repite el mismo proceso en cada pierna. Solicita a la persona que se dé vuelta y repite lo mismo una vez más en cada pierna e incluye los pies.

  4. 4

    Descubre la parte superior del pecho y los brazos y masajea estas zonas, sin olvidarte de las manos. Trabaja el cuello, realizando movimientos desde la parte superior de la espalda hasta la base del cráneo. Mueve la cabeza en círculos para acceder a cada lado del cuello más fácilmente.

  5. 5

    Sécate las manos y masajea brevemente el cuero cabelludo. Permite que la persona se relaje y luego se vista.

Consejos y advertencias

  • Calienta tus manos o el aceite para que el contacto con la piel de la persona sea más cálido.
  • Utiliza toallas para mantener abrigada a la persona y coloca un cojín en las rodillas o en el cuello.
  • Pregunta periódicamente acerca de la presión que estás ejerciendo para asegurarte de que su nivel sea confortable.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles