Deberes y Responsabilidades de los funcionarios de las empresas

Escrito por hal bartle | Traducido por mariana van der groef
Deberes y Responsabilidades de los funcionarios de las empresas
Las responsabilidades de los oficinistas varían en función de los poderes que la sociedad les ha dado específicamente. (Pixland/Pixland/Getty Images)

Un funcionario de una corporación es una persona empleada por una empresa que tiene una oficina como presidente, vicepresidente, secretario o tesorero. Los funcionarios son nombrados en su posición por el directorio de una empresa de administración. Las responsabilidades de los oficinistas varían en función de los poderes que la sociedad les ha dado específicamente. Los funcionarios son agentes de la corporación, y por lo tanto, tienen obligaciones fiduciarias a la corporación, llamados al deber de lealtad y el deber de diligencia.

Autorización Expresa

La autorización expresa denota las responsabilidades que un directivo de la empresa tiene. Estas responsabilidades de los funcionarios de la empresa dependerá de cada empresa y la junta directiva. Los expresos de autoridad de responsabilidades se dan generalmente específicamente al funcionario corporativo por escrito, tal como un contrato. Por ejemplo, el tesorero de una empresa puede tener la responsabilidad otorgada expresamente de firmar todos los cheques de los asuntos de la corporación.

Autoridad Implícita

La Autoridad Implícita da a los funcionarios de la empresa responsabilidades que no se dan específicamente para ellos, pero se derivan de la naturaleza de la oficina. Estas responsabilidades están implicadas por el funcionario y se consideran normales y necesarias para la oficina. Por ejemplo, el presidente de una corporación puede celebrar contratos que no han sido expresamente dados como orden para entrar. A pesar de que al funcionario no se le haya otorgado autorización expresa para entrar en los contratos particulares, tiene la autoridad y la responsabilidad implícita para acceder a esos contratos, en virtud de la oficina. Además, el vicepresidente tiene las mismas autoridades y responsabilidades implícitas que el presidente de una corporación en su ausencia. Un tesorero tiene la autoridad para hacer lo que es necesario para el seguimiento de los fondos de la empresa y el secretario tiene la autoridad para hacer lo que sea necesario para mantener los registros corporativos.

Deber de Lealtad

El deber de lealtad requiere que el funcionario evite tomar cualquier acción como un directivo de la empresa que hará que él se beneficie por encima de la sociedad y los accionistas. Esto significa que el directivo de la empresa tiene la obligación de no utilizar la información obtenida de la empresa para comprar acciones y valores, tales como "información privilegiada". Además, el funcionario no puede tener oportunidades de negocio en el que la empresa tenga un interés, y no puede unirse a un negocio que está en competencia con la empresa. Por último, el funcionario no puede entrar en una transacción en la que se tiene un interés personal, lo que se conoce como un conflicto de intereses.

Deber de Cuidado

El deber de cuidado requiere que los funcionarios de las empresas actúen de manera que generen el mejor interés de la corporación. El funcionario debe realizar negocios de una manera, que una situación similar una persona ordinaria haría, y las acciones se debe tomar de buena fe. En general, esto significa que el oficial no puede actuar con negligencia en el desempeño de sus funciones. Por ejemplo, un presidente no debería firmar un contrato sin leerlo.