¿Débito o crédito?

  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Cada tarjeta tiene sus ventajas... y sus desventajas

¿Débito o crédito?
(George Doyle/Stockbyte/Getty Images)

A veces, usar débito es una decisión forzosa, porque las personas deben enfrentarse al límite de crédito o temen agregar más a sus tarjetas de crédito,

— Gerri Detweiler, experta en finanzas personales y escritora.

Al sacarlas de la billetera, la tarjeta de crédito luce igual a la de débito. También funcionan de la misma manera y pueden usarse casi en cualquier lugar. Los consejeros financieros afirman que ambas pueden ser intercambiables, hasta cierto punto. Saber cuándo usar cada una (y cuándo no usarla) es la clave para ser un buen usuario del plástico.

El aumento en el uso de las tarjetas de débito

Llamadas alguna vez tarjetas cheque o tarjetas ATM (debido a su propósito original de proveer efectivo en los cajeros automáticos), las tarjetas de débito han sido promocionadas a los consumidores como una forma segura y conveniente de pagar sin necesidad de usar efectivo y sin aumentar la deuda de la tarjeta de crédito. Según las cifras de la Oficina del Censo de los Estados Unidos del 2010, las transacciones con tarjetas de débito siguen aumentando debido a que los consumidores las usan para comprar desde un café hasta los comestibles.

Como la tarjeta de débito está conectada directamente con una cuenta bancaria, permite manejar las finanzas del hogar y apegarse a un presupuesto. Las tarjetas de débito ayudan a las personas a vivir dentro de sus posibilidades porque los consumidores se ven limitados por la cantidad que haya en sus cuentas.

Gerri Detweiler, experta en finanzas personales y autora de El manual definitivo del crédito: cómo acortar tu deuda y tener un excelente crédito toda tu vida, afirma que las tarjetas de débito le facilitan la vida a las personas que no califican para obtener una tarjeta de crédito, que están pagando una deuda de crédito o que no quieren tener una tarjeta de crédito debido a las tasas de interés.

Las tarjetas de crédito pueden usarse extensamente en la actualidad en lugares que ya aceptan la mayoría de las tarjetas, lo que expande su alcance aún más.

Sin embargo, lo irónico es que decidirse por una tarjeta de crédito puede ser un reflejo del incremento en el uso, por parte de los estadounidenses, de estas tarjetas para los gastos de vivienda y del hogar, lo que los acerca a sus límites de crédito.

"A veces, usar débito es una decisión forzosa, porque las personas deben enfrentarse al límite de crédito o temen agregar más en sus tarjetas de crédito", dice Detweiler.

Pros y contras

¿Débito o crédito?
(Comstock Images/Comstock/Getty Images)

Como las tarjetas de débito se han vuelto tan populares y ampliamente aceptadas, a menudo los consumidores se ven influenciados para usarlas de la misma manera en que usarían una tarjeta de crédito. Pero la diferencia principal entre ambas es también lo que hace que usar débito sea lo más arriesgado: está conectada directamente con una cuenta bancaria.

Esto significa que si una tarjeta de débito (o el número de tarjeta o de identificación personal) es robada o usada para una compra que más adelante se quiera devolver, el cliente no recupera el dinero hasta que la situación se haya rectificado. Según las leyes federales, la responsabilidad del prestatario de una tarjeta de crédito para compras no autorizadas se limita a 50 dólares. Con las tarjetas de débito, puede acercarse a los 500 dólares si la pérdida o el robo de la tarjeta o del PIN no son reportados dentro de los dos días hábiles siguientes.

Según Detweiler, cuando empezaron a usarse, las tarjetas de débito necesitaban un número de PIN para ser aceptadas. Sin embargo, ahora que los comerciantes pueden pasar las tarjetas de débito de la misma manera que las de crédito, el consumidor queda más expuesto a las deudas.

"Si alguien te roba la tarjeta, no necesita el número de PIN para usarla", advierte. "De esa forma, el débito produce una falsa sensación de seguridad".

Más allá de la preocupación por el fraude, los expertos también advierten sobre dos áreas en las que los usuarios de tarjetas de débito deben estar atentos.

Algunos comerciantes (como por ejemplo en restaurantes, estaciones de servicio, alquileres de automóviles y hoteles) ponen un bloqueo que va desde los 25 dólares hasta cientos de dólares sobre el precio de compra para cubrir un precio superior u otros gastos accesorios, como propinas, llamadas de larga distancia o servicio a la habitación. Estos bloqueos pueden quitarse en unos días o una semana como mucho, pero mientras tanto, ese dinero no está disponible en la cuenta bancaria del consumidor si pagó con una tarjeta de débito.

"Si estás viajando, un bloqueo puede dificultarte el hacer otras cosas durante ese tiempo", dice Detweiler. "No tienes tanto acceso a tu cuenta".

Y si los consumidores no le prestan mucha atención al balance de sus cuentas bancarias, ese bloqueo puede hacer que la cuenta quede al descubierto, sigue diciendo Detweiler. Descuidar el balance puede dar como resultado quedar al descubierto incluso cuando no haya ningún bloqueo involucrado, por supuesto, lo que significa que los usuarios de tarjetas de débito deben estar más al tanto del balance que los que pagan con tarjetas de crédito.

Estar al descubierto también puede acarrear un inconveniente más asociado a las tarjetas de débito: las multas por sobregiro si tienes protección contra descubiertos.

Los bancos solían negar las transacciones con tarjetas de débito si no había suficientes fondos en las cuentas. Ahora, algunos bancos cubren el monto de una compra si los usuarios de tarjetas de débito quedan al descubierto, pero cobran unos fuertes honorarios por transacción (30 dólares o más). Los abogados de los consumidores dicen que algunos bancos presionan a sus clientes para que firmen programas de protección contra los sobregiros, que han sido tildados de innecesarios, de punitivos y de ser una fuente de dinero para los bancos.

"La gente debe preguntar acerca de estos programas porque los bancos confunden a las personas", afirmó Day, del Centro de Préstamos Responsables. "Y su objetivo son las personas más vulnerables y necesitadas económicamente".

Para protegerse de los sobregiros, Detweiler aconseja a los usuarios de tarjetas de débito que conecten sus cuentas bancarias a una cuenta de ahorros o a una línea de crédito para cubrir cualquier déficit.

Anotarse para recibir alertas frecuentes vía correo electrónico o mensajes de texto sobre balances bajos o balances de las cuentas de cheques también ayuda a los consumidores a estar al tanto de sus balances.

Para los que pueden usarlas con responsabilidad, las tarjetas de crédito le ofrecen al comprador la posibilidad de gastar más de lo que tienen en la billetera y más protección para el consumidor y contra fraudes o programas de recompensas. La palabra clave es "responsabilidad". Usada de cualquier otra manera, los costos resultan mucho mayores que las multas por sobregiro.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles