La definición de difamación y calumnia

Escrito por mark fitzpatrick | Traducido por josué miraflores m
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La definición de difamación y calumnia
Las obras escritas como los periódicos, pueden ser demandadas por difamación. (Goodshoot/Goodshoot/Getty Images)

La ley de difamación se refiere al daño a la reputación de otra persona a través de la comunicación. Una revisión de la literatura jurídica por la Revista de Derechos Humanos de la Universidad de Harvard demuestra que las leyes de difamación protegen a las personas de los daños provocados por las declaraciones hechas por terceros que podrían dañar la reputación personal o profesional de una persona en la comunidad. Los dos tipos principales tipos de difamación según la ley son la difamación y la calumnia.

Otras personas están leyendo

La difamación

La difamación puede aparecer en medios escritos, efigies, imágenes o medios de comunicación como la radio o la televisión. Este tema ha sido una cuestión constitucional muy delicada en la historia de los Estados Unidos, especialmente por el derecho a la libertad de expresión garantizado en la Constitución. La Corte Suprema de los EE.UU., ha dictaminado que los daños a la reputación de las personas puede ser reparado económicamente. Sin embargo, esta instancia ha dictaminado que cualquier obra contra funcionarios públicos o figuras públicas está protegida, ya que el trabajo puede ser un ejercicio de la crítica de la persona y no difamación.

Calumnia

La calumnia es una declaración falsa y dañina que se produce de manera oral, o en voz alta, en contra de una persona. Al igual que la difamación, la calumnia daña la reputación de otra persona. Sin embargo, esta acción es más difícil de probar en un tribunal de justicia. Los casos de difamación pueden ofrecer pruebas tangibles (como la obra en cuestión), que pueden presentarse en la sala del tribunal. Contrariamente, para probar la existencia de la calumnia, debe presentarse el testimonio de las partes implicadas y los testigos.

Según la ley estatal

La difamación y la calumnia se mencionan en las leyes emanadas de los estados, sobre todo a través de los tribunales de responsabilidad civil. Una sola persona puede demandar en el tribunal a la parte que dijo la calumnia o escribió la difamación y recibir un pago (que varía de un estado a otro) por el daño. Sin embargo, según la Constitución, es muy difícil que los funcionarios públicos ganen estos casos, ya que debe demostrar ante los tribunales (o la Corte Suprema de Justicia), que la declaración (calumnia o difamación), se hizo con desprecio malicioso y temerario de la verdad.

Pruebas constitucionales

Debido a los casos anteriores de la Corte Suprema, muchas organizaciones buscan antecedentes para asegurarse que su empresa (por ejemplo un periódico), no será demandado por difamación. En el caso New York Times vs. Sullivan (1964) sentó el precedente de que si una declaración ya se sabe falsa y es mencionada por la parte involucrada, entonces la hace culpable de calumnia (forma oral) o difamación (forma escrita). En Hustler Magazine vs. Falwell (1988) se amplió la protección a la libertad de expresión de los individuos (no políticos) que hacen declaraciones en contra de figuras públicas y que estos personajes deben probar que las declaraciones o textos, como una parodia en el caso Hustler, puede ser la causa de angustia emocional.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles