Definición de Planificación corporativa

Escrito por alfred sarkissian | Traducido por ramiro rementeria
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Definición de Planificación corporativa
La planificación corporativa es un enfoque sistemático para la clarificación de los objetivos corporativos. (at the office image by Pix by Marti from Fotolia.com)

La planificación corporativa es un enfoque sistemático para la clarificación de los objetivos corporativos, toma de decisiones estratégicas y control de los progresos hacia estos objetivos. Un plan de empresa es un conjunto de instrucciones a los directores de una organización que describe el papel que cada departamento espera cumplir en el logro de los objetivos de la organización (Gubbins, 2003, p. 98).

Otras personas están leyendo

Historia

Durante los años 1950 y 1960 las empresas fueron creciendo en tamaño y complejidad. En consecuencia, los ejecutivos se enfrentan a los retos de la coordinación de las decisiones y mantenimiento del control. La planificación empresarial se concibió como un marco para la armonización de las decisiones de inversión de capital y el desarrollo a largo plazo de la empresa. El formato típico es un documento de cinco años de planificación corporativa que establece los objetivos, anticipa las principales tendencias económicas (por ejemplo, la demanda, la cuota de mercado, ingresos y costes), las prioridades identificadas en las diferentes líneas de negocio y los gastos de capital asignado. La diversificación hacia nuevas áreas de negocio son un eje fundamental de la planificación empresarial (Grant, 2005, p. 15).

Fases

Hay cinco etapas en la planificación (Ackoff, 1981, pp 74-75): 1) Formulación de la situación: en esta fase los planificadores tratan de entender el sistema de las amenazas y oportunidades que enfrenta la organización. 2) Finalización de la planificación: aquí se especifica un futuro deseable para la organización. 3) Medios de planificación: en este paso, el camino para llegar a los fines está delineado. 4) Planificación de recursos: en esta fase se determinan los recursos necesarios, junto con el momento en que se necesitan y la forma de obtenerlos. 5) Diseño de implementación y control: asta fase se ocupa de las cuestiones de quién debe hacer qué, cuándo y dónde, y cómo la aplicación y los resultados deben ser monitoreados.

Transición

La década de 1970 vio el nacimiento de un nuevo enfoque. El fracaso de los esfuerzos de diversificación, las crisis petroleras de 1974 y 1979, y la creciente competencia internacional de Europa, Japón y Asia requirieron un cambio en el énfasis de la gestión. La gestión del medio ambiente turbulento significa que las empresas no podrían "planear" las inversiones, la introducción de nuevos productos y necesidades de recursos humanos dentro de cinco años debido a problemas de predicción en un entorno cambiante. Por lo tanto, hubo un cambio de "planificación" a la "elaboración de la estrategia", donde el foco fue el posicionamiento de la empresa en relación a los competidores de una manera que maximice el potencial de beneficio (Grant, 2005, p. 17).

Orientación

Hay cuatro orientaciones básicas para la planificación (Ackoff, 1981, pp 53-61): 1) Reactiva: la planificación reactiva tiende a preferir las cosas como eran en el pasado. Frente a una marea de cambio, que nadan pueden hacer en contra de ella para restablecer la situación anterior. 2) Inactiva: este tipo de planificadores referencian el actual estado de cosas. La burocracia es la característica de estas organizaciones inactivas. Son lentos, incluso si se toman medidas, la falta de recursos y la mala gestión son una garantía de su fracaso. 3) Preactiva: los preactivistas piensan que el futuro será mejor que el presente y el pasado. Ellos tratan de acelerar el cambio. 4) Interactivos: los interactivistas (o proactivistas) no están satisfechos con el pasado, presente o el futuro estado de cosas. Tienen en cuenta las tres dimensiones temporales para dar forma a un resultado deseado.

Consideraciones

El pensamiento rígido es uno de los culpables más graves en la consecución de los malos resultados en el ámbito de la planificación empresarial. La actitud de que sólo hay una manera de hacer las cosas causa problemas. Algunos planificadores de las empresas tienden a utilizar las soluciones que han trabajado en algunas situaciones del pasado, pero las soluciones exitosas no se aplican ni ahora ni para oportunidades futuras. La flexibilidad es importante en la planificación de las empresas (Thierauf, 1987, p. 89).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles