Cómo dejar de estar nervioso al hablar en público

Escrito por w.d. johnson | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo dejar de estar nervioso al hablar en público
(Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Una y otra vez las encuestas públicas y los sondeos de investigación encuentran que el temor a hablar públicamente es más común que el miedo a la muerte. En realidad el 75% de la población sufre una profunda ansiedad cuando se trata de hablar en público. Así que, si el pensamiento de una alocución pública te llena de temor, ciertamente no estás solo. Pero por más que trates de evitar la situación, puede ser que te encuentres en la posición de tener que hablar, ya sea en una reunión de la compañía, para darle la bienvenida a alguien o en un funeral.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Haz notas para que te sirvan de apuntador, te guíen y te recuerden los puntos más importantes en lugar de escribir un discurso que debas memorizar y recitar palabra por palabra. Si memorizas tu discurso, puedes perder tu lugar, pasar por alto secciones enteras, tropezar o quedarte sin tiempo durante una presentación, lo que pondrá más presión en ti; en cambio si haces notas cortas te aseguras que cubrirás todo lo que necesitas y te permitirás que las palabras fluyan con naturalidad.

  2. 2

    No dejes la preparación para último momento. Practica delante del espejo, enfrente de tu perro, con tu esposa, con un amigo, con cualquiera que quiera escucharte. Si comienzas a practicar con tiempo, los consejos te pueden ayudar a hacer ajustes para mejorar tu presentación y evitar potenciales dificultades con anterioridad.

  3. 3

    Llega al lugar de la disertación por lo menos una hora antes para familiarizarte con el ambiente y para sentirte cómodo con lo que te rodea y la audiencia. Para disminuir aún más tus preocupaciones sobre la posibilidad de que algo salga mal, saca ventaja del tiempo y asegúrate de que tienes todas tus notas, accesorios y el equipo en condiciones. Mézclate con la gente para sentirte cómodo, crea comunicación con la gente y usa tu voz antes del discurso.

  4. 4

    Visualízate diciendo el discurso exitosamente, aproximándote al podio con seguridad, hablando a la audiencia claramente, observando las miradas atentas de la gente, y recibiendo el aplauso. Si eres uno de varios oradores, no te conmpares con ninguno de ellos mientra esperas tu turno.

  5. 5

    Ten conciencia de que tu audiencia ni siquiera se dará cuenta de que estás nervioso. La mayoría de los síntomas de tu nerviosismo no es visible para tu audiencia, como tu corazón latiendo aceledaramente, las palmas sudadas, la boca seca, la garganta cerrada y las mariposas en el estómago.

  6. 6

    Canaliza tu energía nerviosa hacia el entusiasmo. Sonríe, ríe y preséntate con aplomo. La audiencia será un espejo de lo que sientes, así que si hablas entre dientes o miras hacia otro lado, tu incomodidad será contagiosa y la respuesta de ellos será similar a tu actitud, lo que te descorazonará aun más. Dales lo que quieres que te devuelvan.

  7. 7

    Haz las paces con errores potenciales. Tu discurso no tiene que ser profundo ni perfecto, y un error o dos no arruinarán tu imagen o presentación. Los errores y los tropiezos son comunes y aceptables. Los oradores efectivos las cometen todo el tiempo, se recomponen y nadie piensa mal de ellos.

Consejos y advertencias

  • Entre tus notas intercala citas o imágenes, como borradores cómicos o dibujos, o hasta fotos de amigos, familia o mascotas para que calmen tu nerviosismo mientras hablas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles