¿Los deportes de contacto matarán a tu cerebro?

Escrito por johan mengesha | Traducido por rafael ernesto díaz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

El suicidio de Junior Seau (y el nuevo escrutinio sobre los deportes de alto contacto y el trauma cerebral), arroja luz reveladora sobre lo que sucede en el cráneo de un atleta.

¿Los deportes de contacto matarán a tu cerebro?
Después del suicidio de Junior Seau, aficionados como estos dolientes en San Diego fueron dejados sin respuestas. (Denis Poroy/Getty Images Sport/Getty Images)

¿Los deportes tienen la culpa?

¿Los deportes de contacto matarán a tu cerebro?
Junior Seau (Harry How/Getty Images Sport/Getty Images)

La depresión es un síntoma especialmente revelador. La condición se ve sólo en un cinco por ciento de la población en general, pero en los pacientes con traumatismos de la cabeza esa cifra llega al 40 por ciento, según Science Daily. Un estudio realizado en 2008 por el Instituto Neurológico de Montreal de la Universidad McGill investigó si los cambios funcionales de las conmociones cerebrales podrían conducir a síntomas de depresión. Al analizar la actividad cerebral en el lóbulo frontal, los investigadores encontraron que las personas con conmociones cerebrales mostraban una falta de activación en esa región del cerebro, mientras que dicha activación en los cerebros sanos era normal. También hay una correlación entre la gravedad de los síntomas de la conmoción cerebral y la cantidad de actividad cerebral en esa región. Entre más graves son los síntomas, menor es la actividad, dice Alain Ptito, Ph.D., director del Departamento de Psicología del Centro de Salud de la Universidad McGill e investigador principal del estudio.

"Hemos observado esto en deportistas que tenían contusiones y observamos a los que estaban deprimidos y a los que no", dice Ptito. "Los deportistas que estaban deprimidos tenían los mismos patrones de activación que observamos en las personas con depresión grave que no practicaban deportes."

Haz tus cálculos en un jugador como Seau y no sólo en su total conmoción. Suma el número total de golpes. Él recibió golpes en todas las jugadas a diferentes niveles de intensidad. Fue impactado en la práctica. Miles de golpes, una y otra vez.

Ahora haz los cálculos con un niño promedio que empieza a jugar al fútbol a los, por ejemplo, de seis años. Si juega en la escuela secundaria, aunque los primeros golpes no serán tan intensos, suman. Si juega en la universidad, son 16 años de golpes. ¿Y si practica otros deportes de alto contacto como lacrosse, hockey o artes marciales mixtas?

Es una cifra terrible. Y esta no es una persona que hará dinero jugando al fútbol. Es una persona que tiene que hacer dinero en la carrera que eligió de por vida.

Cambiando el Juego

Ahora vemos cómo el caso de Junior Seau no se trata sólo de Junior Seau. Y aquí es donde el debate se intensifica. ¿Y si, por ejemplo, un padre que jugaba en la escuela secundaria y la universidad pone a su hijo en la liga juvenil local?. Luego, a los 12 años, el niño tiene su primera conmoción cerebral. ¿Sería ese el fin de sus días como jugador ? ¿Un padre que ama el juego hará esa llamada?

Un ex jugador, el linebacker Sean Tufts de Carolina Panthers ve a la comunidad del fútbol dividida en dos bandos respecto al trauma cerebral. La mitad lo ve como parte del juego, un riesgo aceptable. La otra mitad está más alarmada por lo devastadora que estas lesiones pueden ser.

"Siempre están esos chistes que 'oh, yo uso mi cabeza demasiado" o cuando se me olvidaba algo que era fácil desestimarlo ya que recibí demasiados golpes en la cabeza ", dice Tufts. "Por mucho tiempo esa fue una broma divertida y ahora la gente está empezando a conectar esos puntos y se dan cuenta que esto es un síntoma de un problema sistémico y mucho más grande".

Tufts dijo que cuando él jugaba tenían nombres para algunos de los síntomas que experimentaban después de dar o de recibir un golpe, cosa que consideraban normal. "apagar la TV" sucedía cuando tu visión se reduciría y, de repente se expandía después de golpear a alguien. O tal vez tenías "los Rollies" después de recibir un golpe duro y su visión se sentía como si estuviera rodando hacia adelante.

Y en los campos de la escuela secundaria en todas partes, desde hace décadas, cuántos atletas siguieron jugando después de recibir sus "toques de campanas?"

Hoy en día, mejores sistemas están en su lugar para ayudar a proteger a los jugadores. Las pruebas cognitivas se utilizan actualmente en muchas ligas a todas las edades. La prueba (una marca que se llama ImPact) ocurre en cada pretemporada para establecer el nivel básico de la función cerebral de un jugador. Si él recibe un gran golpe, o muestra síntomas de conmoción cerebral, vuelve a ser probado a ver lo mucho que ha sido afectado y cuando puede volver al campo.

Pero ¿qué pasa con los efectos a largo plazo de las lesiones cerebrales traumáticas ? En la actualidad no hay manera de probar a alguien con CTE, pero Ptito tiene esperanzas de que con nuevas herramientas, como por ejemplo una IRM de mayor resolución, los médicos serán capaces de diagnosticar esta enfermedad antes de que sea demasiado tarde. Mientras tanto, sugiere que la NFL podría considerar la posibilidad de que cada jugador pase por una exploración de neuroimagen funcional para buscar signos de una conmoción cerebral que las pruebas convencionales no pueden mostrar. La prueba cuesta alrededor de US$ 4.000 por persona, según Ptito. No es mucho si tenemos en cuenta el salario de un jugador. Pero eso no ayuda al niño promedio en un campo de fútbol promedio.

Para los niños, incluso una conmoción cerebral leve es ahora una razón suficiente para cuestionar si deberían ponerse cojines de nuevo. Ellos tienen toda la vida por delante, y el riesgo de tener más conmociones cerebrales aumenta de forma exponencial cada vez que tienen un golpe. Peor aún: "Los estudios muestran que mientras más conmociones cerebrales tengas, más probable es que te deprimas más adelante en la vida", dice Ptito.

El cerebro de Junior Seau todavía no ha sido examinado por evidencia de CTE. Pero no importa lo que los médicos forenses descubran, es irónico que después de una carrera legendaria en el campo, los trágicos años finales de Seau puedan proporcionar un legado positivo para los jugadores de todas las edades, ya que la conciencia, la educación y los cambios de política surgen a partir de este debate para ayudar a minimizar los riesgos de trauma cerebral en los campos de juego en todas partes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles