¿Por qué la depreciación de la moneda conduce a una mejora en la balanza comercial?

Escrito por steve brunolli | Traducido por lucia g. cejas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Por qué la depreciación de la moneda conduce a una mejora en la balanza comercial?
El efecto de la depreciación de la moneda en la balanza comercial está fuertemente influenciado por la elasticidad del precio. (NA/AbleStock.com/Getty Images)

El déficit comercial de Estados Unidos se disparó en los últimos años, a partir de la fecha de publicación de este artículo, a pesar del hecho de que el dólar se ha depreciado significativamente. Esto parece ir en contra de gran parte de la teoría económica, lo que sugiere que una depreciación de la moneda debería conducir a una mejora de la balanza comercial. Sin embargo, hay razones económicas concretas de por qué una moneda devaluada no necesariamente puede mejorar la balanza comercial en el corto plazo.

Otras personas están leyendo

Elasticidad

Aunque la mayoría de los mercados tienden a resolverse en el largo plazo, la demanda no siempre cambia junto con el precio en el corto plazo. La medida de la resistencia de un bien a un cambio en la demanda después de un cambio en el precio es la elasticidad del precio. Si un producto es altamente elástico, un cambio en la demanda sigue rápidamente de un cambio en el precio. Del mismo modo, si un bien es altamente inelástico, la demanda se quedará después de un cambio en el precio. Las necesidades, como la alimentación y la salud, tienden a ser muy inelásticas, mientras que los bienes de lujo, como los viajes y automóviles, tienden a ser elásticos. En otras palabras, la gente seguirá visitando al médico (un bien inelástico) no importa cuánto cueste, pero va a dejar de comprar autos (un bien elástico) si el precio sube (o comprará más coches si el precio baja). La misma elasticidad se puede medir en la importación y exportación en función de un cambio en las tasas de cambio.

Problemas a corto plazo: La condición de Marshall-Lerner

Después de una depreciación de la moneda, las importaciones extranjeras se encarecen y las exportaciones nacionales se abaratan con el mundo exterior. Si los mercados de importación y exportación son lo suficientemente elásticos, o susceptibles a un cambio en los tipos de cambio, la demanda de importaciones se reducirá y la demanda de las exportaciones va a subir, mejorando la balanza comercial. Este nivel requerido de elasticidad se denomina condición de Marshall-Lerner. Sin embargo, si los mercados de importación y exportación no son lo suficientemente elásticos como para satisfacer la condición Marshall-Lerner, la demanda de importaciones y exportaciones se mantiene relativamente sin cambios, causando un efecto negativo en la balanza comercial.

Por qué las importaciones y exportaciones son inelásticas a corto plazo

La demanda de importaciones y exportaciones tiende a ser inelástica en el corto plazo: los consumidores domésticos deben buscar productos sustitutos más económicos equivalentes a los productos extranjeros, ahora caros. A menudo, sin embargo, estos productos no existen en el ámbito doméstico, ya que se producen sólo por un país extranjero que tiene una ventaja comparativa para ese bien. Un ejemplo de esto es el café en los Estados Unidos. Debido a que Estados Unidos produce muy poco de su propio café, los consumidores no son capaces de encontrar una alternativa barata doméstica al café importado. Se ven obligados a seguir comprando el café extranjero.

Efectos de la depreciación a largo plazo: La curva J

Mientras que las importaciones y exportaciones pueden ser inelásticas en el corto plazo, los economistas sostienen que con el tiempo se convertirán en opciones nacionales disponibles, o el gobierno va a intervenir, la demanda comenzará a reaccionar a los precios, y el mercado va a empezar a dar la vuelta. Los efectos negativos de la devaluación de la moneda se deben revertir, también, y la balanza comercial debería mejorar, ya que el mercado se aclara. La gráfica de esta acción, una caída inicial en la balanza comercial, seguido por un aumento constante, se llama curva J, llamada así por su forma. La curva J es una representación gráfica de cómo una depreciación de la moneda puede, a largo plazo, dar lugar a una mejora en la balanza comercial.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles