Cómo desatornillar tornillos muy apretados

Escrito por lane cummings | Traducido por maria eugenia gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo desatornillar tornillos muy apretados
Aflojar un tornillo verdaderamente atascado puede poner a prueba tu paciencia. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Aunque sacar un tornillo puede parecer una tarea básica que se hace fácilmente con un destornillador o un taladro, éste definitivamente no es el caso. Los tornillos pueden quedar rápidamente atascados por varias razones, haciendo que sean casi imposibles de quitar, y haciéndote perder la paciencia. Los tornillos pueden atascarse por el óxido, una madera combada, una cabeza dañada o una gran variedad de causas. Deberás variar tu método de ataque cuando trates de quitar tornillos apretados dependiendo de la razón por la que están atascados.

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un destornillador
  • Un taladro
  • Una pinza
  • Un lubricante
  • Un paño suave
  • Un martillo
  • Un casco protector
  • Un par de guantes protectores
  • Un soplete de propano

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cabeza de tornillo dañada

  1. 1

    Usa un destornillador en la cabeza del tornillo y dale vuelta poco a poco, tomándote tu tiempo, tratando de retirar de la madera solo una fracción de una pulgada (2 cm) de la cabeza.

  2. 2

    Sujeta firmemente la pinza alrededor de la cabeza del tornillo. Sin soltar el agarre de la pinza, dala vuelta en sentido contrario a las agujas del reloj. La primera vuelta será la más difícil de dar, pero una vez que logres que el tornillo gire será más fácil.

  3. 3

    Continúa girando el tornillo hasta que lo quites por completo.

    Tornillo corroído

  1. 1

    Rocía generosamente el tornillo con un lubricante o aceite. Deja que penetre durante toda la noche. Si no tienes lubricante, prueba con jugo de limón, vinagre o soda de cola.

  2. 2

    Golpea un par de veces la zona alrededor del tornillo con un martillo. Esto romperá la adherencia del metal corroído. Limpia el tornillo con un paño suave para quitar el lubricante u otro líquido.

  3. 3

    Afloja el tornillo como lo harías normalmente con un destornillador o taladro. Si aún no se mueve, ponte un casco y guantes protectores y calienta el tornillo brevemente con un soplete de propano. El calor calienta el lubricante, permitiendo que se filtre en todos los recovecos y ranuras del tornillo, haciendo que sea más fácil aflojarlo. Retira el soplete de propano luego de unos segundos, golpea la zona con un martillo y trata de aflojar el tornillo normalmente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles