Descripción de un contenedor criogénico

Escrito por j.t. barett | Traducido por valeria garcia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Descripción de un contenedor criogénico
El campo de la medicina, la investigación, así como las instalaciones industriales utilizan tanques criogénicos. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Un contenedor criogénico, llamado a un Dewar, contiene gases licuados, tales como el helio, el argón o el nitrógeno, a temperaturas tan bajas como menos 451 grados Fahrenheit (232 grados Celsius). Los contenedores tienen una amplia gama de tamaños desde cubetas de 1 litro para tanques de 100.000 galones (378.541 litros). Para almacenar estos líquidos, el envase debe mantener tanto flujo de calor como sea posible, y debe estar hecho de materiales que puedan manejar las temperaturas frígidas sin agrietarse.

Otras personas están leyendo

Exterior

El exterior de un contenedor criogénico está hecho de metal, tal como el acero. El contenedor cuenta con un exterior resistente para proteger el interior contra daños. Si las partes interiores se agrietan, el exterior debe mantener el líquido criogénico sin que se derrame. Los recipientes de hasta unos 50 litros tienen asas para facilitar la transportación de los mismas. Los de 25 litros y más pueden también tener ruedas. Puesto que no puedes ver a través del tanque para ver el líquido del interior, mides su nivel mediante el pesado del tanque o sumergiendo una varilla calibrada en el líquido.

Interior

Los líquidos criogénicos entran en contacto con un recipiente interno. Está hecho de un material de conductividad térmicamente baja, tales como el vidrio de borosilicato, y está rodeado por un recubrimiento al vacío. Este recubrimiento mantiene la pérdida de calor por conducción térmica al mínimo. Las capas de Mylar reflectante y aluminizadas en este recubrimiento reducen la pérdida de radiación de calor.

Tapón

Los recipientes criogénicos más pequeños y portátiles tienen un casquillo de tope de holgada para sellar la parte superior. Incluso con las capas de aislamiento, los líquidos criogénicos se evaporan en el transcurso de unos pocos días o semanas. Como el líquido se expande en un gas, aumenta en volumen casi 1.000 veces. Si no se libera el gas, se acumula presión explosiva en el contenedor. La tapa, generalmente hecha de espuma de plástica, mantiene el material extraño fuera y minimiza los derrames permitiendo que el gas se escape.

Válvula

Los tanques de más de 50 litros generalmente tienen una válvula automática para regular la presión. Un tapón de espuma no es apropiado para un tanque de este tamaño, ya que si se produce un derrame, una liberación importante de líquidos criogénicos plantea un peligro de congelación para alguien cercano. En cambio, los tanques más grandes están completamente sellados. Una válvula en la parte superior del tanque permite escapar el gas. Un indicador en la parte superior del tanque permite que un técnico verifica que la válvula funciona correctamente.

Contenedor especializado

Un científico puede almacenar especímenes biológicos, tales como organismos y muestras de tejidos, indefinidamente en nitrógeno líquido. Los contenedores criogénicos especializados para la investigación y uso médico tienen compartimientos para guardar muestras inmersas en líquido criogénico. Otros envases son especializados para el envío de forma segura de materiales almacenados criogénicamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles