Cómo deshidratar la berejena

Escrito por g.k. bayne
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

La berenjena es una de esas plantas de verano cuya conserva se dificulta una vez que el tiempo de cosecha ha terminado. Estos vegetales tienden a ablandarse si se enlatan y, a menos que se cocinen en pucheros; tampoco se congelan bien. Sin embargo la berenjena se deshidrata perfectamente y una vez que se termina el proceso puede guardarse por todo un año.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Berenjena
  • Cuchillo filoso
  • Olla grande
  • Coladera
  • Deshidratador
  • Recipientes bien sellados o bolsas para almacenar

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Lava la berenjena con agua corriente y quita lo sucio o deshecho del vegetal.

  2. 2

    Corta el tallo de la berenjena con un cuchillo filoso y si lo prefieres pélala. Corta rebanadas de 1/4 de pulgada.

  3. 3

    Llena la olla con agua a la mitad y hiérvela.

  4. 4

    Mete las rebadanas de berenjena en el agua y hiérvelas por cuatro minutos.

  5. 5

    Vacía las rebanadas en una coladera y sumérgelas en agua helada para detener el proceso de cocción.

  6. 6

    Coloca las rebanadas una a una sobre las charolas del deshidratador.

  7. 7

    De acuerdo a las instrucciones de uso, deshidrata de 12 a 14 horas o hasta que tus rebanadas se vean correosas y frágiles.

  8. 8

    Guarda las rebanadas en bolsas con cierre hermético y en un lugar fresco y seco hasta que las necesites.

Consejos y advertencias

  • Rehidrata las rebanadas de berenjena regándolas con agua hirviendo y dejándolas reposar por 30 minutos.
  • Una vez que se hayan restablecido, las berenjenas pueden verse oscuras y su sabor puede ser más fuerte que cuando están frescas.
  • Las rebanadas secas de la berenjena pueden utilizarse para sopas, estofados o en pucheros. La berenjena se restituye durante el proceso de cocción utilizando los líquidos necesarios.
  • La berenjena puede deshidratarse en un horno eléctrico o de gas si el calor se mantiene de 140 a 150 grados F con la puerta ligeramente abierta para que la humedad salga. Revisa la temperatura con un termómetro cada dos horas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles