DESCUBRIR
×

Cómo deshidratar hojas de hierbabuena

Actualizado 21 febrero, 2017

Las hojas secas de hierbabuena son muy útiles durante el invierno, cuando no hay hierbas frescas disponibles para tu estante de especias. Ya sea que las uses como condimento o las remojes en agua caliente para hacer té, el fragante aroma y el sabor fresco y limpio de la hierbabuena seca es un placer para los sentidos. Deshidratar las hojas de hierbabuena toma más tiempo que otras hierbas, debido al alto contenido de humedad de la planta. Lo mejor es usar un deshidratador para secarlas, pues así puedes controlar la temperatura.

Instrucciones

Steve Mason/Photodisc/Getty Images
  1. Enjuaga con agua fría las hojas de hierbabuena recién cosechadas, cuando todavía están en el tallo. Seca la hierbabuena con unas toallas de papel.

  2. Separa las hojas de hierbabuena frescas del tallo y colócalas en una sola capa sobre la bandeja perforada del deshidratador de alimentos.

  3. Coloca la tapa del deshidratador y rótala para cerrarla.

  4. Ajusta el deshidratador para que caliente a 100 grados Fahrenheit (39 grados Celsius) y arranca el equipo antes de empezar a secar las hojas. Mantén esta temperatura, pues el sabor y las vitaminas pueden perderse si se secan las hojas a temperaturas más altas.

  5. Revisa las hojas con la punta del dedo cada dos horas hasta que estén crujientes.

  6. Almacena las hojas de hierbabuena completas o molidas en contenedores de vidrio sellados.

Necesitarás

  • Toallas de papel
  • Un deshidratador de alimentos
  • Botellas de vidrio selladas