Las desventajas de comprar casas embargadas de un banco

Escrito por ciaran john | Traducido por josué miraflores m
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Las desventajas de comprar casas embargadas de un banco
Comprar una casa de un banco a menudo puede conducir a problemas financieros y legales a largo plazo. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Cuando un prestatario no paga una hipoteca, el prestamista tiene que asumir el costo del seguro residencial, hacer el pago de los impuestos sobre la propiedad y solventar los costos de mantenimiento asociados con ella. En consecuencia, a menudo se pueden comprar casas que se encuentran en manos de los bancos a precios de descuento, ya que a veces aceptan ofertas bajas para evitar el pago de estos costos a largo plazo. Sin embargo, a pesar de los ahorros potenciales iniciales, comprar una casa de un banco a menudo puede conducir a problemas financieros y legales a largo plazo.

Otras personas están leyendo

Financiamiento

En una típica transacción de bienes raíces, después de que aceptas pagar un precio de venta, tienes al menos 30 días para obtener financiación. Una venta de bienes raíces puede tomar varios meses en completarse, pero los bancos que poseen casas embargadas por lo general están dispuestos a hacer una venta rápida. Como resultado, muchos de ellos venden casas embargadas en subastas que solamente se abren a los compradores en efectivo. En otros casos, puedes financiar una casa, pero solamente si haces un depósito en efectivo sustancial en el día de la subasta. Por lo tanto, es posible que tengas que liquidar algunos activos e incluso pagar multas en el cobro de fondos de jubilación para conseguir el dinero necesario para comprar una casa que es propiedad del banco. Los costos involucrados pueden compensarse por el ahorro en el precio.

Las desventajas de comprar casas embargadas de un banco
Los bancos que poseen casas embargadas por lo general están dispuestos a hacer una venta rápida. (Ryan McVay/Photodisc/Getty Images)

Mantenimiento

La propiedades que pertenecen a los bancos a menudo permanecen deshabitadas durante meses antes de las subastas de ejecuciones hipotecarias y esto puede provocar que el moho y las plagas de insectos pasen desapercibidas. En otros casos, los residentes desalojados dañan la propiedad antes de que realmente se ejecute la hipoteca. Aparte del daño superficial, es posible que no notes algunos problemas con el sistema eléctrico o de plomería hasta que hayas comprado la casa. En muchos casos, ni siquiera tienes la oportunidad de pagar un inspector certificado para que verifique la casa antes de presentar tu oferta, por lo que terminas arriesgándote al hacer una oferta en una casa que puede tener problemas importantes.

Gravámenes

Las leyes de bienes raíces varían de un estado a otro y mientras algunas ventas de ejecución hipotecaria son finales, otras están sujetas a gravámenes. En este último caso, el prestamista que puso un gravamen sobre la propiedad lo retira después de la venta, aunque otros gravámenes todavía puede existir. Los dueños de propiedades que sufren una ejecución hipotecaria a menudo se retrasan en sus impuestos y segundas hipotecas. Sólo podrás saber de la existencia de estos gravámenes después de haber pagado el establecido por el prestamista que llevó a cabo la acción hipotecaria. Por lo tanto, puedes comprar una casa, pero terminar heredando las deudas pendientes de pago del propietario anterior.

Derecho de redención

Las leyes de muchos estados les proporcionan a los propietarios de viviendas el derecho de redención, lo que significa que el propietario puede evitar una ejecución hipotecaria pagando la deuda durante el mismo procedimiento. En estados como Nueva York, el derecho de redención termina con la venta de la ejecución hipotecaria. En otros estados, como Minnesota, el derecho de redención sólo comienza después de la ejecución hipotecaria. En estos estados, el antiguo propietario tiene el derecho de volver a comprar la casa después de la venta mediante el pago de una suma igual al saldo de la deuda hipotecaria sin pagar. El plazo de redención suele durar hasta seis meses, aunque puede alcanzar el doble de tiempo si compras la casa por un precio inferior al saldo de la deuda hipotecada.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles