Cómo detectar un problema en la articulación de tu cadera

Escrito por j. lang wood
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El dolor en la articulación de la cadera puede ser repentino y breve, o crónico y debilitante. Muchos factores pueden contribuir al dolor en la articulación de la cadera, entre ellos la edad, la actividad física y las lesiones recientes. El dolor en la articulación quizás no se manifieste en la cadera propiamente dicha, sino que puede repercutir en la pelvis, las nalgas o la parte superior de los muslos. Para detectar la causa del dolor y saber qué hacer al respecto, deberás tomarte un tiempo para realizar una autoevaluación de lo que ha estado sucediendo en tu vida que pueda originar este dolor.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una radiografía
  • Una imagen por resonancia magnética (IRM)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cómo detectar un problema en la articulación de tu cadera

  1. 1

    Ten en cuenta tus actividades recientes. El dolor de cadera puede ocurrir de forma repentina y ser la causa de muchas actividades frecuentes. Si practicas deportes los fines de semana, puede que hayas trabajado en exceso un músculo que no ejercitas muy seguido. Realiza siempre ejercicios de precalentamiento para estirar los músculos y, si sientes dolor luego de las actividades, aplica hielo y descansa el músculo. Si los niños pequeños te mantienen más ocupado de lo habitual, esta puede ser la causa de tu dolor de cadera. Si has realizado un largo viaje en automóvil, el dolor de cadera puede ser el resultado de haber permanecido en la misma posición por mucho tiempo. Estas tensiones temporarias se pueden tratar con éxito con analgésicos de venta libre, hielo o calor.

  2. 2

    Evalúa tu estado general de salud. ¿Tienes gripe o algún virus? La gripe puede provocar un intenso dolor en las articulaciones que, por lo general, desaparece en pocos días y mejora con analgésicos. ¿Estás excedido de peso? El exceso de peso puede aumentar la presión sobre las articulaciones. Quizás debas considerar junto con tu médico la posibilidad de una dieta efectiva. ¿Eres diabético? La diabetes puede causar trastornos nerviosos que provocan dolor en las articulaciones y las extremidades. Habla con tu médico sobre este problema. Un nervio comprimido también puede ser la causa del dolor. Asegúrate de que tu postura no sea el origen del problema y de que tu silla de trabajo sea cómoda.

  3. 3

    Hazte una radiografía de la cadera afectada. Si sufres de dolor crónico de cadera, tu doctor podrá determinar a través de una radiografía si el dolor se debe a la osteoartritis, una lesión o cualquier otra enfermedad del hueso. Para tratar el dolor causado por la artritis, quizás tu médico te sugiera antiinflamatorios no esteroideos o una inyección de cortisona. Si la cadera está fracturada, entonces tu médico puede proponerte una cirugía para insertar clavijas, tornillos o placas que sujetarán las partes fracturadas del hueso hasta que sanen. Si la osteoartritis o una lesión han dañado gravemente los huesos, es probable que la opción sea una cirugía de reemplazo de cadera.

  4. 4

    Averigua más sobre la IRM. Una IRM le indicará a tu médico si el problema radica en los músculos o en los tejidos blandos que circundan el hueso de la cadera. Si los músculos que rodean la cadera se pueden fortalecer con fisioterapia y ejercicio, podrás evitar la cirugía.

Consejos y advertencias

  • Los ortopedistas son médicos que se especializan en el tratamiento de enfermedades y problemas de los huesos y las articulaciones, entre ellos la cadera.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles