Cómo detener la falta de aliento por motivos nerviosos

Escrito por kathleen northridge
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

La falta de aliento, médicamente conocida como disnea, se siente como si no pudieras tener suficiente aire. También es posible que el estrés te haga respirar cada vez menos profundamente sin que tú lo sepas, hasta que debes subir una escalera y te preguntas qué sucedió con tu capacidad pulmonar. Puede haber motivos médicos serios para la disnea - condiciones cardíacas y pulmonares - pero también hay condiciones nerviosas, como la ansiedad, que pueden estimular al sistema nervioso autónomo y provocar hiperventilación. La hiperventilación implica que alguien respira demasiado superficialmente y no exhala todo, entonces el dióxido de carbono y otros productos residuales de la respiración no se expulsan de los pulmones. En los casos extremos, se convierte en un problema médico y puede llegar a la pérdida de la consciencia junto con problemas cardíacos y digestivos. La terapia respiratoria puede ser efectiva en la respiración poco profunda debida a la ansiedad.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    Respiración nerviosa

  1. 1

    En primer lugar, evalúa si la condición es médica o emocional. Si se ha producido un trauma emocional evidente sin un trauma físico, entonces es probable que sea "solamente nervioso". Si el dolor, los mareos, la fiebre u otros síntomas acompañan a la respiración superficial, la condición supera a la terapia respiratoria. Consulta a un médico.

  2. 2

    Practica técnicas de respiración profunda por lo menos dos veces al día. Se ha afirmado que la respiración profunda puede volver a configurar el sistema nervioso autónomo (lo sostiene un grupo de investigadores del Centro Médico Augusta de Georgia). El sistema nervioso autónomo regula la frecuencia cardíaca, el ritmo respiratorio y la digestión.

  3. 3

    [Nota: los ejercicios que se indican a continuación deben realizarse a través de la nariz]. Practica la "respiración consciente". Simplemente siéntate tranquilo y sé consciente de la respiración natural. No trates de acelerarla, enlentecerla ni profundizarla. Sólo obsérvala. Se profundizará por su cuenta. Esta técnica fue desarrollada por Thich Nhat Hanh, un monje vietnamita que enseña que advertir la respiración conduce a patrones más relajados de ésta. Luego de las primeras sesiones de sólo concentrarte en respirar, es probable que comiences a advertir tu respiración en momentos aleatorios. Si adviertes que es superficial o rápida, dedica unos pocos momentos a observarla nuevamente, de nuevo, es probable que se enlentezca.

  4. 4

    Haz una respiración profunda. Exhala contando lentamente hasta siete. Haz otra respiración profunda, exhala contando lentamente doce. Al inhalar, siéntate derecho e infla tu pecho. Al exhalar, imagina que eres un globo con un pequeño orificio, desinflándose muy lentamente. Deja que tu cuerpo se desplome.

  5. 5

    Siéntate y respira. Coloca la mano sobre tu estómago y trata de respirar de manera tal que el estómago se levante con cada inhalación. Esto puede alentar a que la respiración vaya más abajo dentro de los pulmones.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles