Cómo diagnosticar un chillido cuando aplicas los frenos de un automóvil

Escrito por josh baum
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Si un día estás conduciendo tu automóvil y oyes un terrible chillido cuando aplicas los frenos, no lo ignores. Entre las posibles causas se encuentran las pastillas de freno gastadas, lo que constituye un importante tema de seguridad y un grave riesgo para los rotores. La siguiente es una serie de pasos que puedes seguir en un intento por autodiagnosticar el origen del problema. Pero a menos que te sientas cómodo trabajando en tu propio automóvil, un chillido persistente de los frenos casi siempre lleva a un viaje al mecánico.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Recuerda cómo estaba el tiempo la primera vez que oíste el chillido. Si ha estado muy húmedo o lluvioso y no has conducido tu automóvil en 24 horas, el sonido puede ser solamente las pastillas de freno raspando la superficie herrumbrada de los rotores. Si este es el caso, el ruido debería desaparecer totalmente después de realizar 10 paradas completas.

  2. 2

    Detén el automóvil y haz una inspección visual de los frenos. Si las pastillas de frenos están gastadas a 1/16 de pulgada o más, el sonido podría ser el roce del metal contra el metal de los frenos desgastándose completamente. Algunas pastillas de freno tienen incorporadas pequeñas lengüetas metálicas que raspan en los rotores cuando están demasiado desgastadas, emitiendo un ruido chirriante. Si la inspección visual indica que ésta es la causa, cambia las pastillas de freno gastadas inmediatamente.

  3. 3

    Sigue conduciendo si todavía no estás seguro de cuál es la causa del ruido, pero hazlo con las ventanillas bajas. Si es posible, saca un poco tu cabeza por la ventana mientras haces tus paradas. Si el sonido parece originarse en la rueda, es posible que haya un problema con las pastillas de freno, las pinzas de freno, los rotores o con un rodamiento de la rueda. Si el ruido suena más como que proviene de abajo del automóvil o de la parte frontal del mismo, puede ser simplemente el crujido de una suspensión. Las suspensiones a menudo comienzan a "asentarse" después de años de manejo, lo que causa ruidos ocasionales que no suelen indicar problemas de seguridad importantes.

  4. 4

    Lleva tu auto a un especialista en frenos, a menos que determines que el ruido está relacionado con un problema inofensivo como los rotores un poco oxidados o que el problema sea las pastillas de freno gastadas que tú mismo intentes reemplazar. Si fuiste capáz de identificar la fuente del ruido, comparte tu hallazgo con el mecánico.

Consejos y advertencias

  • Si los frenos tienen una lengüeta diseñada para emitir un sonido de alerta, la misma debe estar en contacto directo con los rotores para que que ésto suceda. Cuando éste es el caso, el chillido es fácil de diagnosticar a simple vista.
  • Conducir con las pastillas de freno gastadas puede dañar los rotores rápidamente, los cuales son caros para arreglar. Reemplaza las pastillas tan pronto como sea posible, y contrólalas regularmente para saber cuándo necesitan ser cambiadas nuevamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles