Salud

Cómo diagnosticar un esguince en el dedo gordo del pie

Escrito por fred schubert | Traducido por lucia g. cejas
Cómo diagnosticar un esguince en el dedo gordo del pie

Los moretones y la hinchazón son síntomas comunes de un esguince del dedo gordo del pie.

white foot image by Leslie Batchelder from Fotolia.com

Puedes sufrir un esguince en el dedo gordo del pie mientras practicas deportes, mientras bailas o simplemente por caminar descalzo. Conocido como el "dedo de césped" en los atletas profesionales que juegan en césped artificial, un esguince puede ocurrir en todo tipo de superficies y en una amplia variedad de situaciones. La cápsula de la articulación en la base del dedo gordo del pie, médicamente conocida como la primera articulación metatarsofalángica, incluye nueve ligamentos, cuatro huesos y tres músculos con sus tendones. Cualquiera o todos pueden ser dañadas por un trauma o lesiones crónicas repetitivas. El esguince es el término utilizado para una lesión en la cápsula articular o los ligamentos, esas bandas resistentes de tejido que unen los huesos entre sí. Es causado por la flexión u obstrucción del dedo gordo del pie en cualquier dirección. No es sorprendente que los jóvenes activos se encuentran en mayor riesgo de sufrir este tipo de lesiones, pero el estrés prolongado en estos ligamentos puede conducir eventualmente a problemas similares también. Aunque los signos y síntomas de un esguince del dedo gordo del pie son bastante sencillos, los mismos cambios pueden ocurrir con tensiones musculares y fracturas óseas. El tratamiento en el hogar de los esguinces leves puede hacerse inicialmente, pero cualquier dolor significativo o moretones merecen una evaluación médica para un diagnóstico definitivo y para descartar una lesión más grave.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

    Reconociendo un posible esguince

  1. 1

    Considera si podrías haber sufrido una lesión reciente para explicar el dolor del dedo gordo o un esguince. Una lesión directa, como los atascos del dedo gordo del pie al correr, saltar, tropezar o inclinarlo hacia arriba con fuerza o demasiado hacia abajo debe ser bastante memorable. Incluso podrías oír un ruido en el momento. Las actividades de baile, gimnasia o similares que implican la prolongación del pie sobre los dedos también puede conducir a un esguince leve.

  2. 2

    Busca cambios físicos en tu pie, especialmente en el área del dedo gordo. El dolor al pisar, dolor en la articulación o en el ligamento, la hinchazón, los moretones, la decoloración, la rigidez o la capacidad limitada para mover el dedo del pie son todos indicadores de un posible esguince. Cuanto más obvios sean el cambios, probablemente más grave sea la lesión.

  3. 3

    Si puedes recordar la lesión que causó tus síntomas y ellos son relativamente leves, es posible considerar intentar un tratamiento en el hogar, vigilando el progreso. Sigue las recomendaciones generales del RICE para lesiones menores: reposo, hielo, compresión y elevación del pie lesionado. Los anti-inflamatorios sin esteroideos, como el ibuprofeno o la aspirina pueden ayudarte con el dolor y la inflamación si es apropiado para ti. Si después de dos o tres días, no ves ninguna mejoría, o los síntomas han empeorado, es hora de ponerse en contacto con tu médico.

    Diagnosticando un esguince

  1. 1

    El médico te pedirá una historia detallada, incluyendo preguntas acerca de posibles lesiones, cambios recientes en tus actividades y tal vez incluso el calzado que utilizas. Él examinará el pie y el dedo gordo para los cambios físicos, tales como moretones y la hinchazón, determinando las áreas de mayor dolor y comprobará la flexibilidad y movilidad de las articulaciones. También buscará evidencia de fracturas u otras posibles causas de tu dolor.

  2. 2

    Los rayos X en el dedo lesionado no siempre se requieren para diagnosticar un esguince pero pueden ser utilizados para ayudar a excluir un hueso roto u otra enfermedad. La resonancia magnética o la tomografía rara vez pueden llevarse a cabo para encontrar inestabilidad articular, ya que muestran los tejidos blandos, ligamentos y cápsulas articulares mejor que los rayos X regulares.

  3. 3

    Los esguinces se clasifican en una escala de tres puntos de gravedad creciente. Las esguinces de grado I sólo suponen un estiramiento o desgarre microscópico de los ligamentos y suelen desaparecer en dos o tres semanas. Los esguinces de grado II tienen un desgarre parcial de los ligamentos, acompañado de hinchazón y moretones en el área del dedo del pie, y una disminución en el movimiento de la articulación. Los ligamentos severamente desgarrados o totalmente dañados, con mucho dolor y hematomas constituyen esguinces de grado III. Los esguinces de grado II y III tardan más en sanar y en algunos casos puede ser necesario un yeso o incluso una cirugía para la curación adecuada.

Consejos y advertencias

  • Determinar la gravedad de la lesión del dedo gordo del pie para saber si hay una fractura ósea puede ser difícil. Comunícate con tu médico cada vez que piensas que podría tener una rotura de ligamentos o huesos rotos, porque el área sobre el hueso está muy sensible al tacto, tienes mucho dolor o dificultad para caminar, notables moretones, hinchazón o si tus síntomas no comienzan a mejorar en el plazo de dos o tres días. Un esguince o una fractura grave pueden conducir al dolor crónico, inflamación u otras complicaciones si no se tratan adecuadamente y de manera oportuna.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media