Cómo diagnosticar a un gato enfermo

Escrito por philosophy walker | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo diagnosticar a un gato enfermo
(cat image by tnk333 from Fotolia.com)

Cuando observas a un gato enfermo, es importante determinar si se produjo algún cambio en sus hábitos normales y en sus rutinas. Notarlos puede ayudarte a averiguar si necesitas llevarlo al veterianrio para que realice un diagnóstico rápido y exacto.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Muestra de heces

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Observa cómo se mueve el gato. ¿Tiene problemas para saltar o caminar? ¿Parece tener una cojera o mover una pata de una forma extraña? Estos podrían ser signos de problemas musculares o de las articulaciones, o incluso, un tema neurológico. ¿Tu gato de repente se volvió letárgico o maníacamente activo? Un marcado aumento o disminución de la actividad podría significar un problema médico.

  2. 2

    Observa cómo come. ¿Tu gato de repente ha perdido su apetito o come mucho? Cada cambio podría ser una señal de problemas de salud del felino, incluyendo enfermedades gastrointestinales e hipertiroidismo.

  3. 3

    Examina sus ojos. ¿Están llorosos, nublados o con moco? ¿Tiene problemas para ver o enfocar? Los problemas oculares son comunes en los gatos, pero los cambios en la funcionalidad y en la apariencia de los ojos pueden indicar problemas internos. Mucha gente no es consciente de que sus gatos pueden sufrir de alergias, como las personas. Si los ojos de tu gato moquean frecuentemente, considera llevarlo al veterinario para un control de alergia.

  4. 4

    Examina la caja de desechos y observa sus hábitos urinarios y sus heces. ¿Hay sangre o moco en las heces o en la orina? ¿Evacua más heces que lo usual? ¿Tu gato parece tener problemas para orinar o defecar o sentir dolor cuando utiliza la caja de desechos? Una infección en el tracto urinario o en el instestino podría provocar esos cambios en los hábitos.

  5. 5

    Observa cuidadosamente la piel, el pelaje y el cuerpo de tu gato. ¿Está su pelaje tan brilloso como de costumbre? ¿Ha ganado o perdido una notable cantidad de peso o pelaje? ¿Tiene algún bulto debajo de la piel? Estos cambios pueden ser signos de problemas médicos, especialmente si ocurren de repente.

Consejos y advertencias

  • La prevención es la clave para la salud de tu mascota. Mantén las vacunas de tu gato al día, asegúrate de que esté apropiadamente alimentado e hidratado, cepíllalo (y controla las pulgas o garrapatas) y observa de cerca sus actividades para asegurarte de que no actúa sospechosamente.
  • Confía en tu instinto. Si sinetes que tu gato podría estar enfermo pero no puedes identificar la razón, haz una cita con el veterinario para que lo revise. Incluso los problemas tontos, como que el gato no quiere jugar con su juguete favorito, pueden indicar que algo está mal.
  • Nunca intentes diagnosticar y tratar a tu gato tú mismo. Observa sus síntomas por un corto período de tiempo, y si estás preocupado, llama al veterinario.
  • Busca inmediatamente la asistencia del veterinario si tu gato parece paralizado, no comió o bebió por dos días o tiene convulsiones, vómitos excesivos, encías pálidas, respiración dificultuosa o trabajosa, hemorragia, temperatura corporal muy alta o muy baja o dificultad para orinar. Todos estos son signos de una enfermedad potencialmente fatal que debería ser tratada inmediatamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles