Cómo diagnosticar un mal buje de suspensión

Escrito por chris stevenson | Traducido por antonella iannaccone
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo diagnosticar un mal buje de suspensión
Una fuga de aceite puede contaminar un buje de suspensión y provocar un fallo prematuro. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Los bujes de suspensión de automóviles vienen en una variedad de formas, tamaños y espesores, de acuerdo con su aplicación. Los bujes se pueden hacer de varios materiales, incluyendo materiales compuestos de caucho, poliuretano, uretano y gráfico. Los bujes previenen el desgaste de los componentes de suspensión costosos mediante la absorción de las fuerzas verticales y laterales producidas por el vehículo en un terreno distinto. Ellos amortiguan y absorben los golpes en el chasis para que no choque entre en el habitáculo. Mientras que absorbe estas vibraciones, que todavía permiten un movimiento limitado y flexionar las articulaciones de suspensión, mantienen las ruedas firmemente conectadas a tierra y en pista durante las maniobras de giro. El propietario de un vehículo puede comprobar si todas sus bujes de suspensión están en forma adecuada y en condiciones.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Gato de piso
  • Soporte para gato
  • Linterna
  • Barra de palanca
  • Manual del propietario de la reparación

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Realiza una prueba de manejo en un área que tenga varias superficies de carreteras, tales como pavimento recto, caminos de tierra, pavimento en mal estado, reductores de velocidad y curvas. Presta atención a cualquier ruido de suspensión. Sonidos metálicos, chirridos y chillidos (sin aplicar los frenos) serán los primeros indicios de que los bujes de suspensión, uno o varios de ellos se han desgastado o agrietado. Los sonidos metálicos pesados ​​mientras giras el volante en cualquier dirección pueden apuntar a un problema de buje de suspensión. Observa si el vehículo tira o se desplaza hacia la izquierda o hacia la derecha mientras que estás manejando en una carretera recta y nivelada.

  2. 2

    Estaciona el vehículo y pon el freno de emergencia. Examina cada uno de los neumáticos para llantas -sobre todo la parte delantera de los patrones de desgaste anormales. Los neumáticos desgastados en la parte interior (desgaste negativo) o fuera (con señales positivas) de superficies de la banda de rodadura, apuntarán a la desalineación de suspensión, que podría ser relacionada al buje. Las tazas festoneadas en la banda de rodadura del neumático indican problemas de choque o puntal, ambos de los cuales llevan casquillos pequeños.

  3. 3

    Levanta el capó y localiza el choque superior o la torre del puntal en la cavidad del guardafango. Verás un buje de goma sentado debajo de un separador en la parte superior del montaje de choque. Examina el buje para cualquier deformidad, tal como un triturado, agrietamiento y división.

  4. 4

    Empuja hacia abajo varias veces en la suspensión y ve si el buje de caucho se separa momentáneamente de su compresión por ambos lados. Tal juego o movimiento indica un casquillo machacado y gastado. Examina la parte posterior de choques, que podría tener dos casquillos en cada extremo para los mismos síntomas.

  5. 5

    Deslízate bajo la parte delantera del vehículo con una linterna, o tan lejos como sea posible con el espacio limitado. Ilumina con la linterna la barra de gran angular que se extiende desde la ubicación de una rueda a la otra. Esta es la barra estabilizadora o estabilizador. Debe haber dos casquillos montados en bastidores y dos casquillos finales.

  6. 6

    Examina los cuatro casquillos anti-balanceo en busca de grietas, de apariencia plana o aplastada, o evidencia de que un casquillo se inclinó y apretó parcialmente fuera de su soporte o articulación. Tira de la barra estabilizadora con la mano para ver si se puede detectar el movimiento. Una barra suelta o casquillos deformados tendrán que ser reemplazados.

  7. 7

    Utiliza el gato de piso para levantar el vehículo lo suficientemente alto como para colocar dos soportes del gato debajo del bastidor frontal y dos soportes del gato debajo del bastidor trasero. Localiza la parte superior y los brazos inferiores de control en un lado del vehículo. Los brazos de control aparecen como grandes marcos triangulares y se conectan con las rótulas de dirección superior e inferior de cada rueda. Cada brazo de control tiene dos casquillos finales. Examina los cojinetes en busca de grietas y deformación. Cuña una barra de palanca entre el bastidor y el brazo inferior de control de un empuje ligeramente para comprobar el juego.

  8. 8

    Cuña la barra de palanca entre el brazo de control superior y el marco. Mueve hacia atrás y adelante y busca el juego en la manga de casquillo. También puedes examinar algunos casquillos de control superior del brazo del compartimiento del motor mirando hacia abajo. Busca las diferencias excesivas entre la manga del casquillo y el espaciador de retención. Cualquier juego descuidado que produce un ruido, ya sea en el brazo de control superior o inferior indica un casquillo desgastado o defectuoso.

  9. 9

    Inspecciona los enlaces estabilizadores pequeños que tienen pequeños casquillos. Los casquillos no deben ser comprimidos y se extienden más allá de sus arandelas. Deben tener una forma bulbosa, y no ser aplastados en cualquier extremo o aplanados. Busca la barra de torsión para controlar el buje del brazo de los mismos síntomas. Consulta la sección de reparación del manual del dueño que muestra todos los lugares de bujes principales y secundarios. El número y la ubicación de los casquillos dependerá de la marca y modelo de tu vehículo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles