Cómo hacer diamantes artificiales

Escrito por louie doverspike | Traducido por eduardo moguel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Uno de los trucos preferidos de Superman es tomar un poco de carbón entre sus manos, apretarlo y luego soltar un diamante facetado como si se tratarse de goma de mascar. El proceso real para crear diamantes artificiales es bastante más complicado. Producidos en la naturaleza por cantidades inmensas de presión y calor, un diamante suele ser el resultado de fuerzas más allá de la capacidad del trabajo humano. A pesar de esto, la ciencia ha desarrollado algunas formas únicas de recrear la forma más condensada de carbón.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Astillas de diamante
  • Prensa de diamante
  • Carbón
  • Martillo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Usa astillas de diamante puro como medio de crecimiento. Los diamantes de calidad de joyería artificiales siempre comienzan con un diamante ya existente. Como los diamantes dependen de que el carbón se alinee en enlaces fuertes, la presencia de un diamante sirve como plantilla para que el resto de los enlaces ocurra, continuando con los patrones de cristalización para formar un diamante, en lugar de la estructura molecular similar del grafito. Por suerte, no necesitas un diamante cortado. Todo lo que necesitas es una astilla de diamante muy pequeña.

  2. 2

    Rodea la astilla de diamante con carbón puro. Aunque la gente está acostumbrada a los diamantes blancos, existen una variedad de colores, como rosa y amarillo. Los diamantes de colores ocurren como resultado de la existencia de restos de otros elementos. Con tan sólo algunos átomos de nitrógeno, es posible alterar la forma en la que la luz interactúa con un diamante para crear tonos amarillos. Por lo tanto, crear diamantes puros requiere necesariamente pureza absoluta.

  3. 3

    Aplica una tremenda presión. Varias máquinas pueden hacer esto desde 1950. Diseñadas por GE y otras compañías, las prensas de diamantes del pasado se utilizaban para comprimir diamantes a presiones de 50.000 atmósferas. Estas máquinas usaban prensas de 400 toneladas y tan sólo podían producir diamantes pequeños, más útiles para propósitos de producción que para vender. Las nuevas tecnologías requieren prensas hidráulicas y eléctricas de fabricación rusa que condensan el carbón en esferas.

  4. 4

    Da tiempo para que el diamante se integre. Si se introducen contaminantes como nitrógeno, es posible crear una piedra en unos días. Sin embargo, un diamante puro de dos quilates o más puede necesitar hasta tres semanas de presión constante.

  5. 5

    Ábrelo a martillazos. Una vez que apagues la prensa, el resultado final puede ser poco impresionante al levantar la tapa. Es probable que el diamante este cubierto con una capa de carbón semi-integrado. Golpéalo con un martillo. No te preocupes, el diamante permanecerá intacto, pero podrás quitar los restos de carbón.

  6. 6

    Véndelo como un diamante artificial. Desafortunadamente, aunque los diamantes artificiales son exactamente iguales a los reales, el FTC ha decido que venderlos como "diamantes" constituye falsa publicidad.

Consejos y advertencias

  • Ten bastante espacio de producción, pues las prensas de diamante modernas pesan unas cuatro toneladas.
  • Las prensas de diamante antiguas tienden a explotar, así que debes aislarlas durante el tiempo de producción.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles