La dieta antifúngica

Escrito por marek doyle Google | Traducido por barbara obregon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La dieta antifúngica
Los yogures con probióticos pueden ayudar en la lucha contra la infección por hongos. (yogurt image by Renato Francia from Fotolia.com)

Los hongos existen en los intestinos de cada individuo. Sean beneficiosos o perjudiciales para ti depende en gran medida del hecho que existen en números controlados o si están fuera de control. Ciertos alimentos y suplementos son prometedores en la lucha contra organismos fúngicos y constituyen una gran parte de la dieta antifúngica.

Otras personas están leyendo

La infección por hongos

Si sufres de digestión deficiente o una disminución de la respuesta del sistema inmunológico, es posible que las células fúngicas tengan invadido y colonizado el tracto digestivo. Esto puede convertirse en la fortaleza de la cual se produce una infección sistémica. Este tipo de infección no sólo demuestra una alta resistencia, sino también desafía al cuerpo y puede resultar en síntomas desagradables. Que suelen incluir la fatiga y una reducida capacidad para pensar, pero también pueden incluir dolor en las articulaciones y dolores de cabeza.

Dejando hambrientos a los hongos

Los organismos fúngicos, como la cándida y el tricosporan, sólo pueden sobrevivir si continuamente les proporcionas azúcar. Naturalmente, una parte importante del tratamiento gira en torno a la restricción de la azúcar dietética y carbohidratos en general. El Dr. Rodger Murphree, un médico certificado por el consejo quiropráctico que ha escrito cinco libros sobre el tratamiento de problemas médicos difíciles, sugiere a sus pacientes que reduzcan los niveles de hidratos de carbono complejos como el pan y los cereales, ya que se descomponen en azúcares una vez dentro del cuerpo.

Antifúngicos

El Dr. Murphree utiliza una amplia gama de compuestos antifúngicos para alimentos y suplementos. El ajo tiene una larga historia de uso en el apoyo al sistema inmunológico y tiene un efecto antifúngico fuerte, este parece más fiable en el ajo recién cortado. El aceite de coco se destaca como otro antifúngico preferido, el ácido caprílico literalmente disuelve la pared celular de los organismos fúngicos, derramando su contenido y provocando su muerte. Murphree también sugiere el uso de pau d'arco, extracto de semilla de uva y aceite de orégano.

Probióticos

Puedes luchar para librarte de una infección micótica crónica. Una de las razones de esto se centra en la manera en que los microbios inhiben competitivamente otras especies de bacterias en los intestinos, lo que asegura su dominio continuo. Jonny Bowden, nutricionista certificada por el Colegio Americano de Nutrición y autora de siete libros sobre los enfoques nutricionales, etiquetas esto esto como el efecto del "rey de la selva". Por suerte, funciona a la inversa, así, las bacterias beneficiosas pueden desplazar a los hongos no deseados, actuando como una fuerza de policía para bloquear su regreso. Los yogures con probióticos, alimentos "vivos" como el chucrut y cápsulas de probióticos pueden ayudar a lograr este objetivo.

Extinción

Puedes experimentar algún tipo de reacción de mortandad al usar una dieta antifúngica. Esto ocurre porque la velocidad a la que las células de hongos mueren aumenta, lo que puede liberar una onda de toxinas de hongos en tu circulación. Las reacciones pueden ser minimizadas mediante la introducción de aspectos de la dieta antifúngica lenta, pero progresivamente y apoyando el sistema inmune a través de alimentos nutritivos y buen sueño.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles