Salud

Dieta del paciente de trasplante de médula ósea

Escrito por eimen ung | Traducido por florencia prieto
Dieta del paciente de trasplante de médula ósea

La dieta es fundamental cuando el recuento de glóbulos blancos es bajo.

Photos.com/PhotoObjects.net/Getty Images

Los glóbulos blancos, que ayudan a combatir las infecciones, se producen en la médula ósea. Si te sometes a un trasplante de médula ósea por cáncer, esencialmente estás obteniendo un nuevo sistema inmune. Todo el proceso, que toma varias semanas, consiste de varias etapas: quimioterapia con altas dosis, el trasplante en sí mismo (el donante puedes ser tú mismo u otra persona), y la recuperación de los glóbulos blancos, otras células y sistemas corporales. Dado que el sistema inmune se ve comprometido luego de la quimioterapia, el cuerpo puede no estar listo para combatir infecciones si te enfermas. Toma las precauciones necesarias cuando el recuento de tus glóbulos blancos sea bajo. Una de esas precauciones está relacionada con la dieta.

Otras personas están leyendo

¿Qué es la dieta neutropénica?

El médico puede indicarte una dieta neutropénica cuando comienzas las quimioterapia. Esta dieta implica simplemente alimentos que estén muy bien cocinados, pasteurizados o procesados a fines de matar las bacterias y otros microbios y, de este modo, reducir el riesgo de contraer enfermedades derivadas de los alimentos.

Alimentos para ingerir

Sigue una dieta saludable y balanceada rica en proteínas. Las proteínas son esenciales para la sanación, así que come mucho pollo, pescado, carne de vaca, carne de cerdo y huevos, siempre y cuando estén bien cocidos; el calor intenso mata los microbios en la superficie de la comida. Consume frutas y vegetales sólo si están cocidos, enlatados o congelados. Bebe jugos embotellados, enlatados o congelados. Luego de la quimioterapia puedes sentir náuseas, vómitos y intensos dolores bucales. Si te resulta incómodo comer, el médico puede recomendar el consumo de bebidas suplementarias altas en calorías.

Alimentos para evitar

Evita alimentos sin cocinar, mal lavados o crudos. No comas nada que haya sido cocinado y permanecido a temperatura ambiente por más de dos horas, ya que las bacterias se pueden multiplicar si los alimentos no se colocan en la heladera. No tomes agua de pozo o jugo exprimido en casa, ya que pueden fomentar las bacterias. Evita tomar helado y yogur de máquina, ya que puede no estar manufacturado correctamente; toma un paquete de la sección de congelados del supermercado. No compres comida de vendedores ambulantes, ya que no siempre son higiénicos.

Cenar afuera

Puedes ser dado de alta antes de que se levanten las restricciones dietarias y puede que decidas salir a comer afuera. Elige lugares con buena reputación. Puede que necesitas contactarte con el departamento de salud local para recibir informes de higiene. Mantente lejos de las ensaladas, bufetes y rotiserías, ya que no queda claro por cuánto tiempo la comida estuvo afuera de la heladera. Ve cuando haya poca gente y pídele al anfitrión que te ubique en un área con poca gente. Cuanto menor la cantidad de personas a tu alrededor, menor será el riesgo de contraer cualquier enfermedad.

Volver a la dieta normal

La decisión de retomar una dieta normal dependerá de ti y de tu médico. Los pacientes que reciben su propia médula ósea suelen seguir la dieta neutropénica durante 30 días, mientras que aquéllos que la recibieron de otros donantes suelen seguirla durante 100 días. La decisión estará basada en ciertos factores, como el recuento de glóbulos rojos y las infecciones activas.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media