Salud

Dieta después de una colecistectomía

Escrito por ts jordan | Traducido por irene cudich
Dieta después de una colecistectomía

Ready for surgery image by DGGallery from Fotolia.com

La colecistectomía, o la remoción quirúrgica de la vesícula, es un procedimiento necesario luego de presentarse enfermedades que pueden afectar negativamente a dicho órgano, como por ejemplo, cálculos. La vesícula libera bilis que ayuda al cuerpo a digerir alimentos grasos, de manera que al removerla se afectará la composición ideal de tu dieta. Optimizar tu dieta para compensar la ausencia de tu vesícula puede ayudar a que tu cuerpo funcione correctamente, acelerando tu recuperación.

Otras personas están leyendo

La dieta inmediatamente después de la colicistectomía

Inmediatamente después de la cirugía deberás tomar una dieta líquida para reducir al mínimo la cantidad de estrés en tu sistema, permitiéndole a tu cuerpo dedicarse a recuperarte del trauma de un procedimiento quirúrgico. A estas alturas tu objetivo principal deberá ser consumir la mayor cantidad de alimentos líquidos que puedas tolerar para otorgarle a tu cuerpo suficientes calorías diarias. Si no tienes problemas de apetito, una comida líquida de calidad consta de leche (o leche en polvo) mezclada con un poco de polvo proteico y algunas frutas (plátanos o frutos del bosque). Agrégale un chorrito de aceites sanos (como el aceite de oliva o la mantequilla natural de cacahuetes) para que tenga algo de la tan necesaria grasa no saturada. Estos preparados caseros pueden ayudarte a mantener tu dieta líquida al tiempo que le otorga a tu cuerpo muchos nutrientes y calorías.

Dieta sólida

Al cabo de una o dos semanas de dieta líquida puedes volver a comer sólidos. Cuando te recuperas de una cirugía, consumir una dieta balanceada llena de comida natural y sana es clave. Una vez que se quitó la vesícula, tu cuerpo seguirá produciendo bilis, cualquiera sea el método por el cual la bilis ingresa a los intestinos, que se verán afectados. Deberás limitar la cantidad de grasa total que consumes en tu dieta a no más del 30 por ciento de tus calorías totales. Además de limitar tu contenido de grasa total, debes bajar tu porcentaje de grasas saturadas consumidas después de la operación. Además, limita o elimina el consumo de harinas refinadas (blancas), alimentos azucarados y comidas procesadas y fritas. Concentra tu dieta en frutas y verduras. Consume por lo menos un plato de cada una en todas las comidas, junto con una proteína magra (pollo, pavo o mariscos), granos enteros y una pequeña cantidad de grasas sanas. Consume sólo bebidas con cero calorías como agua y té verde. Observar una dieta natural llena de alimentos frescos te dará la mejor oportunidad para recuperarte rápidamente de la cirugía y seguir adelante con tu vida.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media