Dieta para la hipertensión y la diabetes

Escrito por collin fitzsimmons | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Dieta para la hipertensión y la diabetes
(healthy food image by rlat from Fotolia.com)

A veces, la hipertensión y la diabetes van de la mano, y ambas condiciones pueden empeorar o mejorar considerablemente con la dieta. Para la diabetes, una dieta debe incluir una consistencia en la ingesta de carbohidratos, reducción de las grasas trans y saturadas, incremento del consumo de frutas y verduras y reducción del sodio a una dosis por debajo de 2.400mg por día. Para la hipertensión, que si no se la controla puede conducir a trastornos cardíacos y a insuficiencia renal, las dietas óptimas incluyen una ingesta baja de sodio y de grasas.

Otras personas están leyendo

La diabetes y los carbohidratos

Los diabéticos requieren carbohidratos como fuente de energía, al igual que resto de los seres humanos, pero también deben tener cuidado porque su consumo conduce a incrementos postprandiales de los niveles de glucosa. Para los diabéticos que se inyectan en forma tradicional o convencional antes de las comidas insulina de rápida acción, comer aproximadamente la misma cantidad de carbohidratos en la comida es fundamental para su salud. La meta es llegar a niveles de glucosa en sangre cercanos a los normales durante un tiempo más prolongado, que conduzcan a una mejor respuesta glucémica y a una mejor salud. Los estudios indican que los carbohidratos complejos y simples afectan los niveles de glucosa en sangre aproximadamente en forma equivalente, pero aún así deben preferirse los carbohidratos complejos, básicamente por los demás beneficios nutricionales que brindan (incremento de fibra para la salud digestiva, granos enteros para la salud del corazón).

Dieta para la hipertensión y la diabetes
(Blood pressure meter image by darkollector13 from Fotolia.com)

Ingesta de grasa

La dieta DASH, (Enfoques Dietarios para Detener la Hipertensión, por sus siglas en inglés) se centra en aumentar el consumo de frutas y vegetales así como también los lácteos descremados o libres de grasa. También sirve para los diabéticos. Las frutas y las verduras deben ser las piedras angulares de cualquier dieta, y la American Diabetic Association sugiere consumir nueve comidas por día de ellas. Para los diabéticos, las fuentes de grasa son un problema, no por su efecto sobre tus niveles de glucemia, sino por los efectos relacionados con tu salud a largo plazo. Los diabéticos, debido a su tendencia a la obesidad, tienen que controlar constantemente la ingesta de grasas. Los alimentos con bajo contenido graso deben constituir una parte principal de cualquier dieta para la población diabética hipertensa.

Dieta para la hipertensión y la diabetes

El sodio y los suplementos de nutrientes

El sodio es, en teoría, una de las causas de la presión alta, y también puede perjudicar a los diabéticos cuando se lo consume en grandes cantidades. Limitar la ingesta de sodio es muy importante. Los diabéticos deben restringirlo a un máximo de 2400mg por día, pero a los pacientes con hipertensión se los alienta a consumir incluso menos que esa cantidad. Los sustitutos de la sal pueden ayudar. Además, algunos nutrientes son especialmente importantes para ambos grupos: el calcio es especialmente importante para incrementar los niveles de potasio en la sangre y por lo tanto para reducir la presión sanguínea, así como también es esencial para un buen crecimiento óseo y un peso saludable. Otros nutrientes importantes incluyen el magnesio, el cromo y el yodo.

Dieta para la hipertensión y la diabetes

N/A

N/A

Dieta para la hipertensión y la diabetes

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles