Dieta de los monjes Shaolin

Escrito por brian westover | Traducido por juliana star
Dieta de los monjes Shaolin
(buddhist monks image by Bruce Amos from Fotolia.com)

Los monjes guerreros de Shaolin han ganado una reputación mundial por su dedicado estudio e impresionantes demostraciones del kung fu tradicional. Sus hazañas de destreza atlética y habilidades en artes marciales son el resultado de un intenso estudio diario de la mañana a la noche. Cada aspecto de su vida cotidiana, incluyendo su dieta, se ajusta a la vida monástica en pos del budismo y las artes marciales.

Conceptos alimenticios básicos

Los hábitos alimenticios de los monjes Shaolin han permanecido relativamente sin cambios durante cientos de años, desde que la secta Shaolin se fundó. Como cada aspecto de la vida monástica, esta dieta se centra en las ideas budistas del pacifismo, la pureza y la simplicidad. Es esencial recordar que la vida de un monje Shaolin se enfoca en la espiritualidad, no en el atletismo o el placer.

La dieta tradicional del Shaolin consiste principalmente en arroz, frutas y verduras. El arroz ha sido un alimento básico en China durante siglos. Puede hervirse o prepararse al vapor, la harina de arroz se usa para hacer fideos y también son comunes otros platillos basados en este alimento. Existen muchas variedades de arroz con diferentes texturas y propiedades nutritivas.

Entre los vegetales comunes en China se encuentran la col china, los brotes, el taro y numerosas variedades de frijol. La cocina china prepara estos alimentos de varias maneras, pero los monjes budistas como los que viven en el templo Shaolin generalmente los hierven o preparan al vapor, o simplemente los comen crudos. Las frutas como bananos, manzanas e higos son fáciles de conseguir en China. Estas pueden ser consumidas crudas o secarse para almacenarlas por largo tiempo.

La simplicidad y la preparación de la comida

Al decidir seguir la vida de un monje, los adeptos a la forma Shaolin del budismo dejan atrás muchas de las comodidades de sus vidas anteriores, eligiendo en vez de eso vivir una vida de humilde sencillez. Esta simplicidad también se extiende a su alimentación diaria, y la comida se hace de forma sencilla. La extensa preparación de la comida china moderna se evita a favor de su preparación básica, por lo que la dieta del Shaolin es simple y ligera.

Pacifismo y vegetarianismo

Uno de los principios del budismo es el estricto pacifismo y evitar infligir daño o sufrimiento a otros seres vivientes. Como una extensión de estas enseñanzas, muchas sectas budistas, incluyendo la Shaolin, practican un estricto vegetarianismo. Como regla general se evita el consumo de carne, y el uso de huevos y productos lácteos por lo regular también es evitado, aunque estos detalles pueden variar de un grupo a otro.

El entrenamiento diario del kung fu puede ser agotador y es importante para los estudiantes nutrirse adecuadamente. Por lo tanto, la ingestión de proteína es una parte importante de la dieta Shaolin, ya que no tienen fuentes de proteína animal. Esta brecha alimenticia es superada incluyendo en sus platillos fuentes de este alimento no provenientes de animales. La soja y sus productos derivados, como el tofu, son una parte importante de la mayoría de las comidas en el monasterio. Las nueces como los cacahuetes y almendras también pueden ser incorporadas en algunos platillos. Además de lo anterior, se usa un sustituto vegetariano para la carne llamado seitán. El seitán puede fabricarse mediante el gluten de trigo o la proteína de soja con diversas texturas y sabores.

La pureza y los alimentos

El uso de alcohol y drogas está estrictamente prohibido, ya que dichas sustancias afectan al cuerpo y a la mente, interrumpiendo tu concentración y privándote del equilibrio. También se evitan las especias como el ajo, el jengibre y las cebollas. El sabor picante de estas especias se considera perturbador, lo que suscita emociones que pueden nublar la mente y el espíritu del guerrero.