Dieta para la motilidad

Escrito por matthew larson | Traducido por maria eugenia gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Dieta para la motilidad
La motilidad intestinal puede alterarse por cambios en la dieta. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Comprender cómo tu intestino digiere y absorbe los alimentos puede ser útil para diseñar una dieta que ayude a la motilidad intestinal. Si sufres de constipación o deposiciones irregulares, o sólo estás inetresado en mejorar tu salud digestiva, una dieta con alto contenido de fibras es un buen comienzo.

Otras personas están leyendo

Motilidad intestinal

El movimiento de la comida a través de los intestinos es regulado por una red de células conocida como el sistema nervioso entérico. Este conjunto de nervios es capaz de percibir los alimentos detectando el estiramiento de las paredes intestinales. Con un movimiento coordinado, las fibras musculares que rodean el intestino se relajan frente a la masa de comida, y se contraen detrás de ella. Esta acción impulsa los alimentos a través del intestino en un proceso denominado peristalsis. Aumentando el volumen de los contenidos del intestino, estos mecanismos naturales de motilidad pueden utilizarse para mejorar la digestión.

Dieta rica en fibras

Consumir fibras alimenticias proporciona múltiples beneficios para la salud tales como menor riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y enfermedades del intestino como la diverticulitis. Además, al aumentar el volumen de los contenidos del intestino, una dieta rica en fibras mejora la motilidad intestinal y normaliza las deposiciones. La fibra se encuentra en las frutas, los vegetales, los cereales, las judías y las legumbres. El sitio MayoClinic.com recomienda el consumo de 20 a 35 g de fibra por día; esto se aplica sólo a alimentos, y no a suplementos.

Fibras solubles versus insolubles

No todas las fuentes de fibras alimenticias son ideales para tu objetivo de aumentar la motilidad intestinal. Hay dos clases principales de fibras: solubles e insolubles. Ejemplos de fibras solubles son el salvado de avena, los frutos secos, las judías, las lentejas y algunas frutas. La estructura química de las fibras solubles les permite atraer el agua, transformándola en un gel que es digerido lentamente. Este efecto es contraproducente para lograr la motilidad intestinal. Alternativamente, las fibras insolubles carecen de esta propiedad e incrementan la motilidad intestinal, dando volumen a las heces. Esto posibilita a la peristalsis para aumentar el movimiento de los alimentos a través del tracto gastrointestinal. Ejemplo de fibras insolubles son el salvado, los vegetales y los cereales integrales.

Aumento del consumo de líquidos

Al modificar tu dieta para mejorar la motilidad intestinal, debes aumentar el consumo de líquidos por dos razones. Primero, beber agua ayuda a suavizar las heces, contribuyendo a aumentar la motilidad y ayudando a combatir el estreñimiento. Segundo, aumentar la motilidad intestinal y las deposiciones puede llevar a una pérdida de fluidos. Tu colon normalmente absorbe una gran cantidad de agua de tus excrementos, a medida que son digeridos en el intestino. Si se aumenta la motilidad y el tiempo de tránsito por el intestino disminuye, hay menos posibilidades de que tu colon reabsorba esta agua.

Modifica tu dieta

La Universidad de Washington recomienda aumentar el consumo de fibras gradualmente, ya que los incrementos rápidos pueden producir síntomas incómodos del aumento de la motilidad intestinal, como gases o diarrea. Como ya se dijo, aumenta el consumo de líquidos, especialmente agua y té, para evitar deshidratarte. Por último, considera limitar el consumo de alimentos bajos en fibras como queso, carne y comidas muy procesadas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles