Dieta y nutrición después de una tiroidectomía

Escrito por kelli cooper | Traducido por ana grasso
Dieta y nutrición después de una tiroidectomía

Los batidos son una buena opción para el posoperatorio de una tiroidectomía; son densos en calorías y fáciles de tragar.

FPG/Retrofile/Getty Images

El hipertiroidismo y los tumores cancerígenos y no cancerígenos en la glándula tiroidea suelen requerir de una tiroidectomía o remoción de la glándula. Debido a su ubicación en la base del cuello, esta cirugía puede afectar a los alimentos que puedes consumir durante el proceso de sanación. La remoción de esta glándula no requiere que hagas cambios permanentes a tu dieta aunque puede que el metabolismo aumentado creado por una glándula tiroidea hiperactiva haya resultado en pérdida de peso. En el posoperatorio estarás susceptible a ganar algo de ese peso nuevamente. La terapia de reemplazo de hormonas mantendrá tu metabolismo a niveles normales pero deberás asegurarte de mantener una dieta saludable a largo plazo para minimizar la posibilidad de aumento de peso no deseado.

Otras personas están leyendo

Periodo de tiempo

El proceso de sanación puede variar de persona a persona y no hay un tiempo fijo en el que debas modificar tu dieta. Puede tomar un par de semanas hasta que te sientas mejor luego de una tiroidectomía según Investigación del Cáncer del Reino Unido. Esto significa que puede que tengas que modificar tu dieta por al menos ese período de tiempo.

Líquidos y comidas blandas

El Hospital Universitario de Georgetown recomienda que tu dieta sea a base de líquidos y comidas blandas durante los primeros días luego de la cirugía, aunque puede que requieras este tipo de dieta por más tiempo como mencionamos previamente. Algunas buenas elecciones son agua, jugo, puré de vegetales y papas, helado, pudín, batidos, huevos, caldo, pasta, chile, frijoles, humus, salsa, guacamole, carnes tiernas, pescado y gelatina. Si toser después de comer se convierte en un problema, intenta con alimentos de mayor consistencia.

Consejos

Bebe muchos fluídos luego de las comidas. Haz las comidas más blandas añadiendo salsa. Come lentamente. Coloca los alimentos sólidos en una procesadora para hacerlos más fáciles de inferir. Una dieta de alimentos blandos puede ser un problema en cuanto a recibir la cantidad de calorías necesarias. Puedes aumentar la ingesta de calorías de varias maneras: agregando queso a las sopas y caldos, mezclando manteca y leche en el puré de vegetales o papa, agregando frijoles y lentejas a las sopas y caldos, comiendo vegetales untados con humus o crema agria o agregando mezclas de proteínas a tus batidos.

Consideraciones

Si comer te produce dolor, habla con tu doctor acerca de maneras de evitar esto. Puede que te prescriba medicación para el dolor para hacer más fácil tu alimentación. Puede que quieras considerar una consulta con un dietista que pueda ayudarle a diseñar un plan de alimentación mientras estás sanando.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media