Dieta para el tratamiento de cáncer de ovario

Escrito por ts jordan | Traducido por mayra cabrera
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Dieta para el tratamiento de cáncer de ovario
Una dieta rica en frutas y vegetales ayuda contra el cáncer de ovario. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

Los ajustes en la dieta pueden ayudar a reforzar el sistema de defensa del cuerpo contra todo tipo de enfermedades, incluso una enfermedad como el cáncer de ovario. Además de confiar en los métodos de tratamiento convencionales como la radioterapia, la quimioterapia y la cirugía, esfuérzate por tener todas las variables bajo tu control para inclinar las probabilidades a tu favor a través de tu lucha contra el cáncer de ovario.

Otras personas están leyendo

Dieta para el cáncer de ovario

Consume una dieta que sea rica en frutas y verduras con una cantidad moderada de granos enteros y reduce al mínimo el consumo de calorías de la grasa, alcohol, alimentos procesados ​​y azúcares para aumentar tus probabilidades de sobrevivir al cáncer de ovario. Este consejo es cortesía tanto de la Sociedad Estadounidense del Cáncer y el Centro del Cáncer de Johns Hopkins. Las calorías de la grasa deben provenir principalmente de fuentes naturales insaturadas como el pescado, de lino, de palma, de cacahuete, de coco, de sésamo, de oliva, aceites de frutos secos y semillas, así como otros alimentos naturales que contienen grasas como cocos y aguacates. En general, no consumas más del 30% de tus calorías diarias de grasa. El resto de tu dieta debe consistir principalmente de frutas y verduras (con algunos elementos de granos enteros) y una variedad de fuentes de proteínas bajas en grasa como pescado, pollo, pavo o carne de res baja en grasa. Además, trata de mantener un peso corporal normal durante tu lucha contra el cáncer de ovario, ya que permitir que tu peso suba o baje demasiado reduce las posibilidades en general de sobrevivir a la enfermedad.

Planificación de las comidas

Consume nada que no sean comidas balanceadas a lo largo del día para que no tengas que preocuparte por manejar tu dieta. El objetivo es consumir de cuatro a seis comidas al día, espaciadas uniformemente cada tres o cuatro horas. En cada comida, consume al menos una fuente de proteínas, una fruta, un vegetal, una mitad de una porción de granos enteros y una fuente de grasa saludable. Un buen ejemplo de esto sería una comida que conste de salmón a la parrilla (proteína) en una pequeña cama de arroz salvaje (grano entero), servido con espinacas y ensalada de tomate (frutas y verduras) con un aderezo de aceite de oliva (grasas saludables). Hacer de cada comida un ejercicio de nutrición equilibrada aliviará el estrés de adivinar si se están cumpliendo tus necesidades diarias, como sería el caso con un enfoque más casual.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles