Dietas macrobióticas para el tratamiento de enfermedades graves

Escrito por ts jordan | Traducido por frances criquet
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Dietas macrobióticas para el tratamiento de enfermedades graves
Una dieta que pone el énfasis en los granos. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

La dieta macrobiótica ha existido desde principios de 1900, habiendo sido originalmente diseñada para tratar una variedad de enfermedades graves como la diabetes, la hipertensión y el cáncer. Es una dieta casi vegetariana, un enfoque holístico de la salud que hace hincapié en el consumo de alimentos orgánicos y en técnicas específicas para evitar la contaminación durante la cocción. Aunque la ciencia todavía no ha proporcionado una respuesta definitiva en cuanto a la eficacia de la macrobiótica en el tratamiento de la enfermedad, la dieta incluye una amplia gama de comportamientos saludables en general.

Otras personas están leyendo

Historia de la dieta macrobiótica

La dieta macrobiótica fue inventada un médico japonés llamado Sagen Ishizuka. Fue su intento de combinar los preceptos de la filosofía médica oriental y occidental en un enfoque centralizado. Además, la dieta utiliza elementos del budismo (como la abstención del consumo de carne de animales) para proporcionar una estrategia bien balanceada diseñada para tratar la enfermedad de forma gratuita.

Teoría macrobiótica

La teoría general detrás de la dieta macrobiótica es que el consumo de ingredientes y alimentos no naturales introduce toxicidad en el cuerpo, lo que puede conducir al desarrollo de la enfermedad. Por lo tanto, la dieta macrobiótica requiere que sus seguidores se adhieran al consumo de sólo alimentos naturales, elaborados según directrices específicas para evitar la contaminación durante el proceso de cocción.

Reglas macrobióticas

Para seguir un método macrobiótico, basa tu dieta en torno al consumo de los siguientes alimentos: granos enteros, frutas, verduras, mariscos y productos a base de soja como el miso. Elimina los azúcares, lácteos, café, pollo, pavo y carne roja. En la preparación de la comida no utilices electricidad o el microondas. Los únicos utensilios de cocina aceptables son los de vidrio, madera, metal, esmalte o cerámica.

Evidencia nutricional

Según la American Cancer Society (Sociedad Americana del Cáncer, ACS), no ha habido estudios que demuestren de manera concluyente que se puede utilizar un enfoque macrobiótico para curar enfermedades graves. La ACS pasa a señalar que la propia dieta es extremadamente limitada en alimentos aceptables, y podría fácilmente dar lugar al desarrollo de la malnutrición. Sin embargo, los preceptos generales de la dieta (granos enteros, frutas y verduras) se ha relacionado con menor probabilidad de desarrollar cáncer, y la misma ACS recomienda un método similar.

Estudios tangenciales

Aunque no está probado si una dieta macrobiótica puede curar enfermedades graves, ha habido algunos estudios que muestran que puede reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad en primer lugar. Un estudio italiano publicado en Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention demostró que la macrobiótica redujo la tasa de riesgo para el cáncer de mama. Como anécdota, durante un estudio realizado por el Centers for Disease Control and Prevention, 51 de los 124 médicos encuestados tenían historias de pacientes que habían revertido enfermedades graves, como cáncer, quistes y otras enfermedades crónicas mediante la macrobiótica.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles