Cómo se diferencia el almacenamiento de energía a largo plazo en plantas y animales

Escrito por john shortino | Traducido por mar bradshaw
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo se diferencia el almacenamiento de energía a largo plazo en plantas y animales
Las papas son ricas en hidratos de carbono, ya que evolucionaron para almacenar azúcar extra. (Photos.com/Photos.com/Getty Images)

Las plantas y los animales ambos sostienen sus funciones biológicas mediante la conversión de las fuentes de alimento en energía. En las plantas, esta energía proviene del sol y los nutrientes en el aire y el suelo, mientras que los animales obtienen energía por la ingestión de alimentos. Tanto en la vida vegetal como animal, la energía se almacena de manera que se pueda utilizar más tarde, pero la diferencia en estos procesos está en las moléculas en las que se almacena la energía.

Otras personas están leyendo

Hidratos de carbono

Las plantas crean energía a través del proceso de fotosíntesis, en el que la energía del sol se utiliza para transformar dióxido de carbono en diferentes compuestos orgánicos. Muchos de estos son hidratos de carbono, azúcares que se componen de carbono, hidrógeno y oxígeno. En muchos casos, estos compuestos se utilizan rápidamente, pero las plantas que entran en proceso de latencia en los meses de invierno desarrollan sistemas únicos para almacenamiento a largo plazo.

Raíces y savia

El almacenamiento de energía a largo plazo en las plantas puede tomar un número de formas, muchas de las cuales son posteriormente utilizadas por los animales. Por ejemplo, las zanahorias son ampliamente consumidas por los animales, pero su propósito biológico es almacenar el exceso de energía para su uso durante los periodos en que la luz del sol no está tan disponible para la planta. En muchas plantas, las raíces existen para almacenar energía en forma de azúcar, aunque un poco de azúcar se almacena en otras formas, como la savia que los árboles almacenan durante el invierno.

Almacenamiento de energía en los animales

Al igual que las plantas, los animales toman la energía cuando está disponible y la almacenan para su uso, a medida que se necesita. A diferencia de las plantas, sin embargo, esta energía se almacena como grasa en los tejidos llamados tejidos adiposos. Esta grasa actúa como una reserva para los compuestos orgánicos de alimentos (como los carbohidratos de frutas y verduras, y las proteínas de animales o leguminosas), por lo que las comidas pueden proporcionar energía durante largos períodos de tiempo. En los animales que hibernan, la creación de una gran reserva de grasa es necesaria para sobrevivir a los meses de invierno.

La conexión entre animales y plantas

Debido a cómo las plantas y los animales usan y almacenan la energía, hay una gran cantidad de interacciones entre estos dos sistemas. Gran parte de la energía en las fuentes de alimentos proviene de la energía almacenada por las plantas: incluso cuando los animales consumen carne, la carne contiene energía almacenada que en algún punto se originó en la energía de la planta. Por ejemplo, si una vaca come hierba, almacena los hidratos de carbono de las plantas en forma de grasa; cuando un humano come carne de vaca, está consumiendo la energía almacenada y convirtiéndola y el almacenándola de nuevo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles