La diferencia entre los celos y la envidia

Escrito por kristin swain | Traducido por jane laury
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La diferencia entre los celos y la envidia
Controla tus emociones. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Los celos y la envidia son problemas preponderantes en muchas de nuestras relaciones como entre los miembros de la familia, colegas o amantes. Aunque ambas son emociones humanas comunes que todos experimentamos, a veces es difícil distinguir las diferencias entre las dos. Saber si es envidia o celos te ayudará a combatir el problema.

Celos

Los celos son una emoción poderosa que puede presentarse de varias maneras diferentes, a menudo con sentimientos de ira, dolor, paranoia, duda o miedo. Se presentan con mayor frecuencia cuando se tiene miedo de perder algo o alguien que ya posees, por ejemplo, cuando tu pareja muestra un interés en otra persona. Los celos se relacionan muy de cerca con tu autoestima y la propia imagen, cuanta menos confianza tienes en ti mismo, más probabilidades tienes de ver una situación a través de los celos. Estos se producen con mayor frecuencia en las relaciones y pueden causar sentimientos de dolor y conflictos entre tú y sus seres queridos, cuando no los identificas y tratas de una manera racional como controlando tu reacción mediante el reconocimiento y la supresión de los celos, o haciendo una observación humorística en lugar de una forma inmediata de enojo.

Envidia

La envidia es otra fuerte emoción común que ocurre con mayor frecuencia cuando se desea algo que alguien más tiene o sientes la necesidad de tratar de interponerte entre otra persona y su objetivo, por lo general en un esfuerzo por obtener el objetivo por sí mismo o para evitar simplemente que esa persona lo logre. La envidia tiene muchas similitudes con los celos, sobre todo por la forma en que se manifiestan a través de la ira, el dolor y la paranoia. La envidia también puede tener un efecto perjudicial sobre las relaciones y debe ser tratada inmediatamente para evitar daños en las relaciones con los seres queridos. La envidia puede ser manejada de manera muy similar a los celos, mediante la supresión de los sentimientos, la racionalización de lo que estás sintiendo y su razón, o enfrentando el problema admitiendo tus emociones sin actuar con base en estas.

Diferencias entre la envidia y los celos

La principal diferencia entre la envidia y los celos es que la envidia se produce al codiciar algo que otra persona tiene o está tratando de obtener, mientras que los celos se manifiestan cuando temes perder a alguien o algo que ya tienes en tu vida. La envidia generalmente trae fuertes reacciones emocionales relacionadas con la ira y el engaño; los celos muy a menudo pueden provocar paranoia, sentimientos de inseguridad y miedo.

Como afectan los celos y la envidia a las relaciones

Los celos y la envidia tienen el potencial para dañar las relaciones. Por ejemplo, los celos por las acciones de tu pareja pueden hacer que reacciones al ser inseguro y demasiado preocupado por asuntos de menor importancia que pueden derivar en enfrentamientos. La envidia sobre la promoción de un compañero de trabajo puede hacer que el trabajo y las relaciones sociales se vuelvan tensas. y puede hacer que guardes sentimientos de enojo y resentimiento hacia tu colega afectando tu rendimiento en el trabajo. No hay nada positivo que pueda obtenerse al albergar sentimientos de celos o envidia. Estos sentimientos dan lugar a emociones más negativas que incluyen la ira, el resentimiento, el miedo y la paranoia, y cuando les permites entrar en tu vida, pueden hacer daño a las relaciones y otros aspectos como tu carrera.

Cómo combatir los celos y la envidia

El tratamiento de los celos y la envidia es el mismo: analiza tus sentimientos antes de actuar sobre ellos con el fin de reconocer mejor lo que estás sintiendo y cómo estás pensando en reaccionar. Si hay una emoción negativa dirigiendo tus sentimientos, no actúes basándote en ellos. En una relación muy estrecha como con un amante o cónyuge, puede ser útil explicar con calma y racionalmente tus sentimientos sin atribuir la culpa a tu pareja. Simplemente comunica que esto es lo que estás sintiendo, que lo causó, y expresa tus sentimientos sin poner culpa o juicio sobre la otra persona con el fin de evitar dañar tu relación. La envidia es un poco más difícil de combatir; necesitar hacer una reflexión personal para entender de dónde vienen estos sentimientos y tratar con ellos por tu cuenta. Podrías causar fisuras en la relación con una persona hacia quien abrigas sentimientos de envidia. Si sientes la necesidad de confiar a alguien tus emociones, selecciona a alguien que sea de confianza y que esté completamente separado de la situación que involucra los sentimientos de envidia. En última instancia, esta emoción debe ser tratada internamente. Una buena manera de ayudarte a ti mismo a superar los sentimientos de envidia es escribiéndolos. Entonces escribe por qué sería malo que actuar sobre esos sentimientos incluyendo el daño que podrías causar a tu relación, los efectos negativos en el trabajo y cómo te sientes acerca de ti mismo. Escribir tus sentimientos te ayudará a ver y entenderlos mejor sin causar daño a ti mismo o a otros. Cuando termines, quema lo que has escrito para darle fin a la situación. Los celos y la envidia se producen con mucha más frecuencia de lo que imaginas. Al explicar tus sentimientos, puedes ayudar a sanar o prevenir fracturas en tus relaciones que las emociones negativas pueden causar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles