Diferencia entre un concesionario y una franquicia

Escrito por loise kinyanjui | Traducido por laura gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Diferencia entre un concesionario y una franquicia
Un concesionario y una franquicia son dos formas de hacer negocios a través de la asociación con una empresa que ya está establecida en el mercado. (Comstock/Comstock/Getty Images)

Un concesionario y una franquicia son dos formas de hacer negocios a través de la asociación con una empresa que ya está establecida en el mercado. Ambos acuerdos tienen el mismo objetivo de ahorrar en costos de puesta en marcha por tratarse de un producto que ya cuenta con el reconocimiento de marca y, por tanto, una menor resistencia de los consumidores. Sin embargo, hay varias diferencias entre una franquicia y un concesionario.

Otras personas están leyendo

Control

Una de las principales diferencias entre los dos es la forma en que se ejecutan. Un concesionario está dirigido por un empresario independiente, mientras que una franquicia es administrada por un franquiciado. La mayoría de los empresarios prefieren gestionar concesionarios en vez de franquicias, ya que pueden dirigir la empresa concesionaria como mejor les parezca. La empresa padre sólo los aconseja sobre cómo ejecutarla, pero no tiene que seguir este consejo. Eligen la fijación de precios de sus productos y las horas de trabajo. Una franquicia representa a la empresa en su conjunto. Esto significa que los gerentes tienen que seguir todas las reglas y regulaciones de la compañía.

Regalías

Las franquicias tienen que pagar a sus empresas matrices cuotas mensuales para poder comercias con la marca. Además de estos honorarios, la mayoría de las franquicias también tienen que pagar a sus empresas "paraguas" un determinado porcentaje de sus ventas mensuales totales. El propietario de un concesionario no tiene que lidiar con tantos cargos. Esto le permite retener más beneficios.

Costos iniciales de puesta en marcha

Los cargos involucrados en la creación de una franquicia son sustanciales. El empresario tiene que pagar los honorarios de franquicia, equipamiento y otras licencias. También debe encontrar un número de personas a emplear. Estos empleados deben ser entrenados, y eso es un costo adicional. El propietario de un concesionario, por el contrario, no tiene que preocuparse por tales costos. Incurre principalmente en costos para obtener la licencia y la compra de los productos.

Objetivos

Otra diferencia entre los dos son sus objetivos. Una franquicia tiene que cumplir con las metas establecidas por el franquiciador (la empresa principal). Los propietarios de las franquicias también están obligados a adquirir un número determinado de productos de la empresa matriz. Si la franquicia no cumple con estos requisitos, puede ser cerrada. El propietario de un concesionario fija sus propios objetivos, y lograrlos depende de él.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles