Vida

La diferencia entre el sistema digestivo humano y el de las vacas

Escrito por richard graham | Traducido por glen boyd
La diferencia entre el sistema digestivo humano y el de las vacas

Los sistemas digestivos de las vacas y los humanos difieren en muchas formas.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Las vacas son rumiantes, lo que significa que regurgitan y vuelven a mascar su comida y poseen un sistema digestivo extremadamente versátil. La mayoría de los aspectos del sistema digestivo de una vaca --desde sus dientes a su esófago y a sus cuatro compartimientos de estómago-- rompen y extraen energía de las plantas como el pasto y la paja, que el sistema digestivo humano encontraría sin valor nutricional.

Otras personas están leyendo

Digestión inicial: Los dientes y el esófago

La digestión comienza en la boca y la estructura de los dientes de las vacas es muy diferente a la de los humanos. En vez de tener dos filas de afilados incisivos, las vacas tienen una fila inferior de incisivos y una almohadilla dental en donde los humanos tienen una fila superior de incisivos. Debido a que mucho de lo que consume una vaca es fibra gruesa de plantas no pueden simplemente masticarla como lo harían los humanos. Deben deshacerla al molerla contra la almohadilla dental, así como un pistilo muele el material duro contra el mortero. El esófago de una vaca, que transporta el alimento de la boca al estómago, también funciona de diferente manera que el humano. Su diseño es para el transporte por dos vías; las vacas repetidamente regurgitan y vuelven a mascar su alimento para molerlo más y permitir una digestión más eficiente en el estómago. En contraste, los humanos mastican su alimento una vez. Para los humanos, el regurgitar su alimento es señal de un mal estomacal.

Digestión primaria: La panza o rumen y el retículo

Los compartimentos primarios del estómago de una vaca son el rumen y el retículo. El rumen es el más grande de los dos y sirve como cámara de almacenamiento. Almacena 52 galones (94,64 l) de comida con facilidad, mucho más que el galón (3,79 l) que acomoda el estómago humano. El alimento que pasa al rumen se difiere, no por enzimas o ácidos, como en el estómago humano, sino por millones de microbios que viven ahí y deshacen el alimento a través de un proceso llamado fermentación ruminal. A diferencia del estómago humano, que es relativamente inmóvil, el rumen se contrae de una a dos veces por minuto, mezclando los contenidos y asegurando que todo el alimento se encuentre con los microbios digestivos.

Digestión primaria: El proceso de fermentación ruminal

La fermentación ruminal es el proceso por el cual los microbios que viven en el rumen de la vaca degradan la celulosa o fibra en alimento consumido y lo transforman en ácidos grasos. Estos ácidos grasos entonces se absorben al torrente sanguíneo directamente a través de las paredes del rumen y representan entre el 60 y 80 por ciento de la energía necesaria de la vaca. En contraste, los humanos no pueden degradar la celulosa y no se obtiene energía de ella. Los microbios en el rumen también sintetizan una variedad de vitaminas, incluyendo la vitamina K y complejo B, las cuales el humano no puede sintetizar y debe obtener directamente a través de sus dietas o suplementos. Finalmente, estos microbios sirven para producir proteína del nitrógeno no proteínico como son la urea y el amoníaco, los cuales la vaca después convierte en aminoácidos. Los humanos, en contraste, deben obtener aminoácidos directamente de su dieta. En general, la actividad de los microbios en el rumen permite a las vacas consumir y extraer valores nutritivos de una variedad enorme de alimentos, los cuales que el sistema digestivo humano encontraría sin valor nutricional, incluyendo paja, pasto y tallos de maíz.

Digestión secundaria: El omaso, el abomaso y los intestinos delgado y grueso

El omaso y el abomaso, también considerados parte del estómago de una vaca, funcionan de manera similar al estómago humano. El omaso reabsorbe algo de agua mientras que el abomaso produce enzimas y ácidos para iniciar la digestión de proteínas. El alimento después pasa al intestino delgado en donde las grasas, almidones, vitaminas, minerales y proteínas se absorben al torrente sanguíneo y después al intestino grueso en donde se reabsorbe el agua. Las diferencias principales entre ésta porción de la vaca y los intestinos humanos es que los intestinos son mucho más largos en la vaca; el intestino delgado mide 150 pies (45,72 m), mientras que el intestino grueso mide 33 pies (10,06 m). En los humanos, los números son de 20 pies (6,1 m) y entre 5 y 7 pies (1,52 m y 2,13 m), respectivamente.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media