Diferencias entre un accidente cerebrovascular y un AIT

Escrito por chris steel | Traducido por florencia prieto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Diferencias entre un accidente cerebrovascular y un AIT
Algunos factores de riesgo para el ACV, tales como fumar, se pueden controlar. (Walker and Walker/Digital Vision/Getty Images)

Un accidente cerebrovascular (ACV) ocurre cuando el suministro de sangre permanece ocluido del tejido neural. Esto puede ocurrir de dos maneras diferentes. Un accidente cerebrovascular isquémico tiene lugar cuando se bloquea un vaso sanguíneo, y la sangre oxigenada no puede alcanzar determinadas partes del cerebro. La otra manera es por medio de un accidente cerebrovascular hemorrágico, en el cual se produce la ruptura del vaso sanguíneo que proporciona sangre a una parte del cerebro. Los ataques isquémicos transitorio (AIT) son similares a los accidentes cerebrovasculares, pero existen diferencias muy importantes entre ellos.

Otras personas están leyendo

Duración

Cuando ocurre un ACV o un AIT, el paciente debe inmediatamente buscar asistencia médica. Los síntomas del AIT por lo general sólo duran alrededor de 30 minutos. Por definición, los ACV se diagnostican si los síntomas duran más de 24 horas. Si bien los pacientes se pueden recuperar totalmente de los ACV leves, los más graves pueden tener consecuencias a largo plazo. Los síntomas del AIT conllevan a daños cognitivos o fisiológicos a corto plazo.

Daños

Los accidentes cerebrovasculares isquémicos son casi cinco veces más probables que los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos. La aparición del ACV es rápida, por lo que es importante actuar rápidamente. En un ACV isquémico, la parte del cerebro que recibe la sangre de los vasos sanguíneos ocluidos comienza a funcionar incorrectamente en sólo unos minutos. Si el suministro de sangre continúa disminuyendo, el tejido neural comenzará a morir. Esto se denomina infarto cerebral. En los ACV hemorrágicos, la sangre de los vasos sanguíneos dañados comienza a coagular. El tejido cerebral que rodea al coágulo puede resultar afectado, ser sofocado y cortado.

Cuando ocurre un AIT, el vaso sanguíneo se ve brevemente bloqueado, por lo que el tejido cerebral que recibe poco o nada de oxígeno se recuperará completamente. La mayoría de los AIT duran menos de cinco minutos. Una vez que finalizan, por lo general no hay daños evidentes.

Riesgos

Lo más importante que un paciente puede hacer cuando está sufriendo un AIT o un ACV es buscar asistencia médica. Los AIT, a pesar de no ser permanentes, pueden ser una advertencia temprana de un ACV inminente. Alrededor del 30 por ciento de los pacientes que sufren un AIT sufrirán un ACV dentro del año o dos años. Realizar una consulta con un médico y tratar los factores de riesgo luego de un AIT puede ayudar a prevenir un ACV en el futuro. La atención médica también puede ayudar a disminuir la aparición o prevenir completamente cualquier daño resultante de un ACV, en caso de que ocurra.

Síntomas

Los síntomas de un ACV y de un AIT son similares, e incluyen confusión o problemas en el habla y comprensión, la aparición repentina de problemas de vista, problemas de equilibrio o para caminar, o entumecimiento o pérdida de la fuerza en el rostro, brazos o piernas, especialmente respecto de un lado del cuerpo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles