Diferencias entre el acero forjado y el acero inoxidable

Escrito por david lipscomb Google | Traducido por maría florencia lavorato
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Diferencias entre el acero forjado y el acero inoxidable
El acero forjado y el inoxidable son sorprendentemente diferentes. (Thinkstock/Comstock/Getty Images)

El acero forjado y el acero inoxidable son diferentes en apariencia, fuerza y ​​ otros elementos clave. El acero forjado es más áspero, diferente en composición molecular y en grano que el acero inoxidable, que se suele pulir y perfilar. Estas diferencias se derivan del proceso de fabricación, que está diseñado para hacer más fuerte el acero forjado y el acero inoxidable anticorrosivo y de apariencia atractiva. Conocer estas diferencias te permitirá tomar una decisión en cuanto a qué proceso utilizar en la construcción o fabricación.

Otras personas están leyendo

Acero forjado

Los artículos de acero forjado se han martillado o manipulado a la fuerza en su lugar. Este proceso alinea el grano del acero en una dirección, fortaleciendo el material a través de este proceso aparentemente abusivo. En contraste con el acero inoxidable fundido, el acero forjado es menos propenso a la deformidad y rotura bajo tensión. Alternativamente, las piezas forjadas son a menudo fabricadas a máquina de un bloque sólido o fundido, manteniendo la mayor parte de la solidez de la pieza original de forjado.

Acero inoxidable

Generalmente el acero inoxidable se funde de un molde, con el líquido fundido vertido hasta curarse. El acero inoxidable debe su nombre a la introducción del cromo, que contribuye en gran medida a la resistencia a la corrosión y a la oxidación. El contenido de carbono se reduce en gran medida con las otras aleaciones resistentes a la corrosión mezcladas. El acero inoxidable se encuentra por lo general a 316L o 918L, con este último más difícil, pero cada vez más propenso a la rotura frente a la deformación en caso de colisión o de un estrés extremo.

Aplicaciones del acero forjado

El acero forjado se encuentra a menudo en aplicaciones de trabajo pesado industriales o de otro tipo, debido a su mayor resistencia y falta de consideraciones estéticas. Las secciones más grandes de acero forjado deben ser soldadas entre sí, ya que no hay un límite a los tamaños continuos capaces de ser hechos. Esto es debido a las presiones extremas que deben ser ejercidas sobre el acero para presionarlo o martillarlo para darle forma.

Aplicaciones del acero inoxidable

El acero inoxidable se utiliza mucho en utensilios, relojes y piezas que o bien deben ser resistentes a la corrosión, atractivas o ambas. Por estas razones, y el hecho de que las piezas se pueden convertir a casi cualquier forma, es preferible el acero inoxidable al acero forjado. El acero inoxidable es resistente al óxido y a la corrosión, por lo que es ideal para los artículos en los que es necesario evitar el sudor, equipamiento para carreteras saladas, o que exista una exposición constante a la humedad.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles