Diferencias entre los antiplaquetarios y los anticoagulantes

Escrito por katina blue | Traducido por patricia a. palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Diferencias entre los antiplaquetarios y los anticoagulantes
La aspirina es un antiplaquetario y la heparina es un anticoagulante. (dina2001/iStock/Getty Images)

Los antiplaquetarios y anticoagulantes son medicamentos que evitan la formación de coágulos sanguíneos en el corazón, las arterias y las venas. Aún cuando la coagulación de la sangre evita un sangrado excesivo al sufrir cortes o lesiones, en exceso es peligrosa y puede causar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. A los pacientes con alto riesgo de desarrollar coágulos potencialmente mortales se les suele prescribir antiplaquetarios y anticoagulantes. Estos fármacos cumplen un propósito similar, pero tienen ciertas diferencias.

Otras personas están leyendo

Propósitos

Los anticoagulantes como la heparina o la warfarina son los más eficaces para tratar los coágulos venosos. Estos coágulos se producen cuando una cantidad excesiva de fibrina, una proteína que causa coagulación, se desarrolla en la sangre. El anticoagulante disuelve los coágulos venosos, interrumpiendo el desarrollo de la fibrina, lo que lo convierte en el mejor medicamento para tratar enfermedades como la trombosis venosa profunda o la embolia pulmonar. En contraste, los antiplaquetarios no son adecuados para el tratamiento de coágulos venosos y son más eficaces para la prevención de los arteriales. Las plaquetas de la sangre se unen cuando se producen daños, como cortes, contusiones o lesiones internas. También se combinan, a veces demasiado rápido, cuando las arterias se inflaman, causando un bloqueo en una pared de la arteria. Los antiplaquetarios, como la aspirina, previenen la formación de plaquetas, y generalmente se prescriben cuando los coágulos están establecidos en las arterias.

Interacciones

Los anticoagulantes y antiplaquetarios tienen interacciones diferentes. Ciertos medicamentos, alimentos y vitaminas, especialmente la vitamina K, pueden alterar los efectos de los anticoagulantes. La eficacia de ellos depende en gran medida de los niveles estables de vitamina K en el cuerpo. En consecuencia, los pacientes que toman estos medicamentos deben seguir dietas estrictas, limitando el consumo de vegetales con alto contenido de esta vitamina para reducir los riesgos de interacción. Los antiplaquetarios también están sujetos a interacciones, pero generalmente no se ven afectados por factores dietéticos.

Otras diferencias

Mientras que los antiplaquetarios tienen como objetivo la producción de tromboxano, sustancia secretada por las plaquetas que causan la coagulación sanguínea, los anticoagulantes atacan los factores de coagulación. Estos son otros agentes que contribuyen a la formación de coágulos sanguíneos. Los anticoagulantes son, generalmente, más fuertes y más combativos que los antiplaquetarios. En consecuencia, tienden a causar efectos secundarios más graves y por lo general sólo se recomiendan para pacientes con alto riesgo de accidente cerebrovascular o fibrilación auricular, un trastorno cardíaco. Además, algunos antiplaquetarios se pueden comprar sin prescripción médica, mientras que los anticoagulantes se venden estrictamente con una receta, lo que los hace más costosos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles