Diferencias entre el brillo y la luminosidad

Escrito por joan whetzel | Traducido por enrique pereira vivas
Diferencias entre el brillo y la luminosidad
El brillo y la luminosidad son términos relacionados con la ciencia de la óptica. (Siri Stafford/Stockbyte/Getty Images)

La luminosidad y el brillo se refieren ambos a la óptica y la ciencia de la luz, pero tienen significados diferentes. Los términos se refieren a la cantidad de luz difundida por una fuente de luz y la cantidad de luz que cae sobre o que recibe un objeto. Ambos se pueden medir con un medidor de luz.

Definición de brillo y luminosidad

El brillo se define como la condición de ser brillante o la luminancia de un color en función de su saturación de color. Cuando se mide con un medidor de luz, el brillo se refiere a la cantidad de luz que incide sobre un objeto. La luminosidad se define como la condición o cualidad de ser luminoso o el brillo intrínseco de un cuerpo celeste u otra fuente de luz. Cuando se mide con un medidor de luz, la luminosidad se refiere a la cantidad de luz emitida por una fuente de luz por segundo.

Luminosidad

La luminosidad se mide en unidades básicas, ya sea en vatios por segundo o en candela por metro cuadrado. Se refiere a la cantidad de energía de la luz emitida o radiada por igual en todas las direcciones desde una fuente de luz, como una bombilla o el sol. Las bombillas con menor potencia emiten menos luz y tienen una luminosidad inferior a las bombillas con más vatios.

Brillo

El brillo se mide en lúmenes por metro cuadrado (Lux) o en vatios por metro cuadrado (W/m2), lo que significa que mide la cantidad que cae sobre un objeto o un campo de aproximadamente un metro cuadrado de superficie. Es una medida de la cantidad de luz en el objeto o área que se está iluminando. Factores que afectan a la percepción visual del brillo incluyen la cantidad de luz emitida por la fuente de luz, la distancia entre el objeto o el área que está iluminada y la fuente de luz; y cualquier medio que interviene, tal como la atmósfera de la Tierra, una pantalla de ventana o una pantalla de una lámpara.

La aplicación de la ley del cuadrado inverso

La relación entre el brillo y la luminosidad se describe en la ley del cuadrado inverso, que establece que cuanto mayor es la distancia entre la zona iluminada y la fuente luminosa, el brillo se reduce. La ley del cuadrado inverso utiliza la siguiente ecuación: B = L/4(pi)d(cuadrado), donde "B" significa brillo, "L" representa la luminosidad en vatios y "d" representa la distancia a la fuente de luz en metros . Por ejemplo, la fuente de luz emite 100 vatios y la zona iluminada se encuentra a 10 pies (3,04 m) de distancia, por lo que B = 100 vatios / (dividido por) 4 X pi X10 cuadrado, o 100 / 112,566, el brillo es igual a 0,8884 vatios por metro cuadrado (W/m2) a 10 pies de distancia de la fuente de luz. A medida que d (distancia) se hace más grande, B (brillo) se hace más pequeño, lo que significa que cuando la distancia desde la fuente de luz se duplica, el brillo se reduce a una inversa de la distancia al cuadrado, o una cuarta parte de su valor anterior, y cuando la distancia de la fuente de luz se triplica, el brillo se reduce a la inversa de la distancia al cuadrado, o una novena parte del valor anterior. La luminosidad de la fuente de luz sigue siendo la misma, pero el brillo de la zona iluminada cambia con la distancia.

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles