Diferencias de clase en la época victoriana

Escrito por jamie wilson | Traducido por paula santa cruz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Diferencias de clase en la época victoriana
Las mujeres victorianas ricas pasaban sus días haciendo arreglos florales o creando decoraciones domésticas. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

Las diferencias de clase en la época victoriana estaban claramente marcadas y eran relativamente inmóviles. Mientras que las diferencias entre las clases modernas se basan en cuánto dinero gana una persona, en la época victoriana las diferencias de clase se basaban en cómo se ganaban la vida las personas, si es que tenían alguna ocupación. La mayoría de las personas nacían en una clase y nunca cambiaban; si lo hacían, sólo se movían un grado: la clase media alta a alta, o la clase trabajadora a clase media baja, por ejemplo. A las mujeres se les asignaba la clase de sus maridos, por lo que eran criticadas si se casaban "por debajo de su nivel".

Otras personas están leyendo

Clase alta

Los miembros de la clase alta británica en la época victoriana tenían títulos y normalmente eran ricos. Los norteamericanos de la época victoriana eran simplemente ricos, que habían hecho su dinero habitualmente con la industria, el transporte o las inversiones. La clase alta no trabajaba, sino que dirigía. Los típicos miembros de la clase alta eran políticos, magistrados, sacerdotes y los propietarios de las compañías. Las mujeres nunca trabajaban, ni siquiera en sus casas, en lugar de ello pasaban sus días haciendo vida social o comprando. Empleaban a muchos miembros de la clase trabajadora como sirvientes.

Los muchachos de clase alta eran educados en sus hogares por tutores, luego eran enviados a Eton, Harrow o a alguna escuela equivalente, para luego asistir a Oxford o a Cambridge. Los jóvenes americanos asistían a Harvard o Yale, o eran enviados a Inglaterra para asistir a Oxford. Las muchachas aprendían arte e idiomas, pero rara vez se les enseñaban materias más exigentes como matemáticas. Eran enviadas a colegios privados de señoritas o al extranjero para perfeccionar su francés, pero nunca a la universidad. Se esperaba que se convirtieran en esposas y madres, no en líderes.

Clase media

La clase media victoriana sería equivalente a la clase profesional en los tiempos modernos. La clase media alta incluía a médicos (que prescribían medicamentos pero no tocaban a sus pacientes ni hacían cirugías), abogados, empleados administrativos superiores y algunos miembros del clero. Un hombre joven nacido en la clase alta pero financieramente incapaz de mantener su estatus podría dedicarse a estas profesiones, o hacerse militar con sólo una pequeña pérdida de estatus. La clase media baja estaba compuesta por la burguesía respetable como los tenderos, maestros y periodistas. Un miembro de clase media baja exitoso, como Charles Dickens o Mark Twain, podría ser aceptado en la clase media alta. Nunca podría pertenecer a la clase alta; sus rangos estaban cerrados para aquellos que no habían nacido en esta clase o que no fueran fabulosamente ricos.

Clase trabajadora

La clase trabajadora, como la clase media, estaba dividida en dos categorías. En la categoría superior se ubicaban los obreros capacitados que trabajaban con sus manos, como los carpinteros o los herreros. La categoría más baja estaba formada por masas de hombres y mujeres trabajadores no capacitados que trabajaban en las fábricas, las granjas y las tiendas, o que hacían los trabajos sucios en las pescaderías o las carnicerías. Esta era la clase más numerosa y en ella a las mujeres se les permitía trabajar sin repercusiones sociales. Los sirvientes estaban agrupados en esta categoría, pero en diferentes niveles; los sirvientes de las casas aristocráticas o sirvientes de alto nivel eran más respetados.

La clase marginal

En el fondo de las clases victorianas se encontraba la clase marginal, una colección de vagabundos, ladrones, prostitutas baratas, mendigos y madres solteras indigentes y a menudo sin techo. Estos generalmente no estaban capacitados y a menudo estaban enfermos. Algunos eran ubicados en asilos de pobres, donde se les daba comida, abrigo y un trabajo tedioso y poco importante que realizaban durante 12 o más horas al día. Otros obtenían ingresos ilegalmente que les resultaban suficientes para sobrevivir y comprar "blue ruin" (ruina azul), un gin barato aromatizado con bayas de enebro y trementina, lo que pudo haber contribuido a las altas tasas de mortalidad de Londres en esa época. Los miembros de la clase marginal vivían sin esperanzas y normalmente sin una forma de escapar de su terrible posición social y económica, a menos que se las arreglaran para viajar a América o Australia y crearse una nueva vida en la frontera.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles