Las diferencias entre los probióticos y las enzimas digestivas

Escrito por kirstin hendrickson | Traducido por juliana star
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Las diferencias entre los probióticos y las enzimas digestivas
El yogur contiene probióticos como los lactobacilos. (Jim Franco/Stockbyte/Getty Images)

El tracto digestivo humano depende de muchos químicos diferentes, y en algunos casos de organismos, para funcionar normalmente. Las enzimas digestivas ayudan a que los procesos digestivos, las reacciones que rompen las moléculas de alimento en pedazos más pequeños antes de ser absorbidos, se realicen de manera eficiente. Los probióticos son organismos, muchos de ellos nativos del intestino humano, que aumentan la función del tracto digestivo. Existen varias diferencias importantes entre los probióticos y las enzimas digestivas.

Otras personas están leyendo

Los probióticos están vivos

Una de las principales diferencias entre las enzimas digestivas y los probióticos es que estos últimos son organismos vivientes. Generalmente son bacterias, pero también hay algunas especies de levaduras que funcionan como probióticos. Por otro lado las enzimas no están vivas, explican los Drs. Mary Campbell y Shawn Farrell en su libro "Bioquímica". En vez de eso las enzimas son proteínas, lo que significa que son grandes moléculas constituidas por largas cadenas de moléculas más pequeñas llamadas aminoácidos. Tu cuerpo produce enzimas en las células de varios órganos diferentes, incluyendo el estómago y el páncreas, y las secreta según sea necesario en el tracto digestivo.

Utilidad

Mientras obtienes beneficios de la acción de las enzimas digestivas y los probióticos, éstos hacen cosas muy diferentes en tu cuerpo. Las enzimas digestivas descomponen grandes moléculas nutritivas, incluyendo proteínas, carbohidratos y grasas, en moléculas más pequeñas que tu intestino puede absorber. Las enzimas descomponen los carbohidratos en partes llamadas monosacáridos, las proteínas en aminoácidos y las grasas en dos ácidos grasos y un monoacilglicérido, según indican Campbell y Farrell. Por otro lado, los probióticos tienen diversas funciones que cambian con la especie de organismo. Éstos pueden ayudar en la absorción de las vitaminas y minerales, aliviar los síntomas de la intolerancia a la lactosa y pueden producir vitamina K. Sin embargo no pueden descomponer las moléculas de comida que absorbes.

Fuentes

Tú obtienes enzimas digestivas y probióticos de fuentes diferentes. Tus propias células producen las enzimas y las secretan en los espacios apropiados del tracto gastrointestinal, explica la Dr. Lauralee Sherwood en su libro "Fisiología humana". Si bien es posible consumir un número limitado de enzimas digestivas para mejorar el proceso de la digestión, aunque es rara vez necesario, la mayoría de las enzimas digestivas no sirve en forma de suplementos. Esto se debe a que las enzimas son proteínas y no están diseñadas para trabajar en el estómago, ya que este último simplemente las digiere como cualquier otra proteína nutricional. Sin embargo puedes obtener probióticos de los alimentos. El yogur, que contiene microorganismos probióticos vivientes, es una fuente común de éstos en la dieta. Otros productos lácteos y alimenticios fermentados también contienen altos niveles de probióticos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles