Dificultades con un niño muy sensible con Disfunción de Integración Sensorial

Escrito por cathryn whitehead | Traducido por manuel lama paniagua
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Dificultades con un niño muy sensible con Disfunción de Integración Sensorial
(Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images)

La Disfunción de Integración Sensorial (DIS), también conocida como Trastorno de Procesamiento Sensorial, ocurre cuando el cerebro de un niño interpreta mal la información recibida por los sentidos. Como se trata de una disfunción neurológica, los niños no siempre experimentan los mismos síntomas o muestran las mismas características de un día para otro. Las explosiones emocionales que parecen aparecer sin previo aviso son difíciles de tratar, pero los padres y maestros de niños con DIS pueden aprender a reconocer los síntomas y evitar los factores desencadenantes.

Otras personas están leyendo

Disfunción táctil

Los niños con DIS tienen miedo o aversión táctil o lo anhelan. Algunos no pueden manejar la sensación de ciertas texturas de la tela, el viento y la lluvia sobre la piel, al tocar objetos o incluso a alguien de pie cerca de ellos. Otros no se dan cuenta del contacto a menos que sea intenso.

Disfunción vestibular

La Disfunción de Integración Sensorial hace que algunos niños pierdan el equilibrio con facilidad y experimenten miedo a las alturas, caídas y movimientos rápidos. Otros niños aman las alturas, están en movimiento constante, girando y haciendo actividades que pueden ser considerados peligrosas. Algunos parecen no coordinar sus movimientos, se cansan fácilmente y tienen dificultad para aprender pasos de baile.

Disfunción sensorial del cuerpo

Muchos niños con DIS tienen dificultad para controlar los músculos y las articulaciones. Esto se traduce en un uso de fuerza excesiva, como portazos, jugar con demasiado ímpetu, pisando fuerte, balanceando las piernas cuando está sentado y rompiendo los juguetes. Algunos rechinan los dientes y mastican objetos no comestibles.

Disfunción de ingreso oral

Los niños con Disfunción de Integración Sensorial son a menudo quisquillosos a la hora de comer, ya que son muy sensibles a los sabores, texturas y temperatura de los alimentos. Algunos prefieren la comida blanda, mientras que otros utilizan grandes cantidades de especias y condimentos. Algunos tienen dificultades para tragar y masticar, mientras que otros mastican objetos inaceptables como el pelo, las uñas y la ropa.

Disfunción olfativa

Algunos niños con DPS (Desorden de Procesamiento Sensorial) parecen tener un sentido del olfato demasiado sensibles, mientras que otros parecen carecer de uno. Los más sensibles a los olores pueden negarse a comer o estar cerca de algo que les huele mal, sienten náuseas por los olores de la cocina o la higiene. Otros son a menudo incapaces de notar las diferencias en los olores.

Disfunción de entrada visual

Los niños con Trastorno de Procesamiento Sensorial puede molestare por la luz brillante, confundir izquierda y derecha, distraerse con facilidad y revertir las letras y las palabras. Tienen dificultades para localizar objetos, mantener la concentración en las tareas, y juzgar la distancia y la escritura de letras y números correctamente.

Disfunción de procesamiento del lenguaje auditorio

Las palabras similares suenan igual a los niños con DIS, y muchas veces no pueden distinguir las diferencias entre las voces y sonidos. Los sonidos de tono alto, repentinos y fuertes a menudo les molestan, y tienen dificultades para filtrar el ruido de fondo. Pasan momentos difíciles a la hora de pasar los pensamientos a palabras, leer en voz alta y hablar claramente. Algunos están molestos, molestos o asustados por los sonidos que otros no perciben. Otros no se dan cuenta de los sonidos, no pueden oír de donde viene, prefieren el ruido fuerte y se les tiene que repetir a menudo las cosas.

Disfunciones regulatorias, emocionales, y sociales

Los niños con Disfunción de Integración Sensorial no pueden regular el hambre, la sed o el nivel de estimulación. A menudo tienen estreñimiento y diarrea, cambios de humor y de la respiración o el ritmo cardíaco es demasiado rápido o demasiado lento. Algunos son muy sensibles a las temperaturas calientes y frías, mientras que otros no parecen sentirlas. Son impulsivos, no pueden manejar cambios en la rutina, y tienen dificultades para llevarse bien con otros.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles