DESCUBRIR
×

Cómo ser diplómatico en el trabajo

Actualizado 17 abril, 2017

Las controversias y diferencias de opinión son propensas a ocurrir en el lugar de trabajo y en esta economía, tu trabajo puede depender de cómo manejes estas instancias. Ser amable, justo y directo cuando las cosas se ponen difíciles en la oficina puede llevarte lejos para demostrarle a tu empleador que eres diplomático con tus colegas y clientes.

Instrucciones

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images
  1. Piensa racionalmente. La diplomacia implica lidiar con hechos, permanecer con los pies en la realidad y no ser emocional. Cuando trates de resolver un conflicto en el lugar de trabajo, evita basar tus argumentos en cómo te sientes o demostrar que das lugar a un chisme. Por ejemplo, si estás preocupado por la caída de las ventas, haz referencia a información concreta sobre el tema en vez de hacer comentarios negativos respecto del rendimiento de un vendedor. Evita hacer declaraciones universales, como "tú siempre" o "tú nunca", o generar un conflicto personal haciendo comentarios irrelevantes sobre la persona con quien tienes un problema. Concéntrate en resolver el problema que tienes en frente.

  2. Enfatiza la justicia. La diplomacia implica valorar y respetar una variedad de opiniones e ideas. Aunque puedas no estar de acurdo con el punto de vista o decisión de un colega, es importante que permitas que tus superiores, subordinados y compañeros se expresen sin interrupciones o contra argumentos, y que expreses que has procesado y comprendido lo que han dicho. Aún si hay un desacuerdo en los puntos que se tratan, tus compañeros apreciarán tu voluntad de oírlos.

  3. Actúa con seguridad. Cuando surja un problema, no asumas que el tema es un ataque a tu persona, aún si así lo sintieras. Investiga hablando directamente, y en forma privada, con la(s) persona(s) con quien tienes el conflicto. Ten cuidado de no involucrar a otros compañeros o a tú supervisor en la disputa, a menos que sea necesario. Demostrar que eres capaz de resolver un problema de forma diplomática muestra a tus colegas y superiores que eres profesional.

  4. Permanece en calma. Siempre mantén una postura relajada y nunca levantes tu voz. Hablar en voz moderada requiere que la persona con quien conversas te preste mucha atención. Mantén contacto visual durante la charla, y evita cualquier gesto con las manos hacia la otra persona.