Cómo dirigirse a una monja

Escrito por d. wright | Traducido por eduardo moguel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo dirigirse a una monja
No hay ningún secreto para dirigirse a una monja, simplemente háblale de forma respetuosa. (nun, isolated on white image by Accent from Fotolia.com)

Al principio, dirigirse a una monja puede intimidar; después de todo, han dedicado su vida entera a la religión católica. Sin embargo, no debes temer, debido a que dirigirse a una monja es igual que dirigirse a cualquier mujer católica. Usa los modales adecuados y muéstrale que le hablas con el mismo respeto que le tendrías a cualquier otra persona. Se educado y cortés, habla con claridad y te habrás dirigido a ella correctamente.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    Monja común

  1. 1

    Hablar cara a cara con una monja es muy fácil y sencillo. Si no la conoces, simplemente dile "Hermana". Si sabes su nombre, dilo después de llamarla "Hermana" (Por ejemplo, Hermana María Catalina).

  2. 2

    Escribirle una carta a una monja puede parecer un poco más complicado. Refiere a la monja por su nombre, seguido por la abreviación de la institución a la que pertenece (por ejemplo; la abreviación de las Hijas de la Caridad es F.d.C., por lo que la designación escrita adecuada sería: Hermana María Catalina F.d.C.)

  3. 3

    Presentarle una monja a alguien en un ambiente forma puede ser complicado también. Al presentar a la monja, refiérela por su nombre completo y la iglesia a la que pertenece (por ejemplo, Hermana María Catalina de las Hijas de San Paúl). De esta forma, todos conocerán su título (monja) su nombre completo (María Catalina) y el ministerio al que pertenece (Hijas de San Paúl).

    Monja reverenda

  1. 1

    Dirigirse a una monja reverenda es más complicado. Al hacerlo cara a cara, quizás debas referirte a ella de diversas formas. Reverenda Madre María Catalina, Reverenda Madre o simplemente Su Reverenda, son todas formas aceptadas.

  2. 2

    Dirigirse en una carta a una Reverenda, es tan simple como hacerlo a una monja común. Simplemente menciona el título Reverenda, el nombre completo de la monja y la abreviación de la institución (por ejemplo, Reverenda María Catalina F.d.C)

  3. 3

    Dirigirte a la Reverenda en un ambiente formal también puede ser complicado. Refiere a la Reverenda por su título (Reverenda Madre), su nombre (María Catalina, por ejemplo) y la organización a la que pertenece (Las Hijas de San Paúl).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles