Cómo diseñar y dar tamaño a una tapa para una caja de CDs

Escrito por vail joy | Traducido por pablo andrizzi
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo diseñar y dar tamaño a una tapa para una caja de CDs
Tu colección de CDs puede verse genial con un juego de tapas personalizadas. (Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images)

Puedes tener un número de razones por las que quieres crear tu propia tapa para cajas de CD, también llamadas jewel case o tarjetas-j. Tanto si estás creando tapas personalizadas para tu propia colección de respaldos, o diseñar profesionalmente la tapa para un álbum musical, la tapa de la caja de CDs debe entrar en la caja correctamente. Puedes dar la fundación para tu diseño utilizando una plantilla que puede ser utilizada por tu impresora, comprar tarjetas-g en blanco para imprimir en casa, o córtarlas previamente tú mismo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Papel pesado
  • Regla o regla de borde recto
  • Tijeras
  • Herramientas de dibujo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Crea una tarjeta-j para la caja a mano

  1. 1

    Dibuja un rectángulo que mida 9,53 por 4,72 pulgadas (24,2 por 12 cm) en una pieza pesada de papel. Mide hasta 4,76 pulgadas (12,1 cm) y dibuja una línea que pase por el centro. Corta este rectángulo y dobla en la mitad a lo largo de la línea central. Desliza el rectángulo en la tapa de la caja de CDs y corta si es necesario. Esto será la parte frontal y trasera del cuadernillo de inserción.

  2. 2

    Dibuja un segundo rectángulo que mida 5,46 por 4,72 pulgadas (13,85 por 12 cm) en otra pieza de papel pesado. Corta este rectángulo y colócalo centrado en la parte trasera de tu caja para CDs. Dobla a lo largo de ambos bordes para crear el encuadernado.

  3. 3

    Dibuja el arte que desees en la tapa y en la parte trasera de tu diseño. Puedes elegir escribir el nombre de las canciones en la parte trasera o dentro del cuadernillo. Puedes utilizar cualquier medio artístico o estilo que desees siempre y cuando no tenga demasiado volumen que cause que tu diseño ya no entre en la caja.

    Diseña tarjetas-j digitalmente utilizando plantillas

  1. 1

    Obtén una plantilla de una caja de CD para usar en tu programa de edición gráfica. Hay varias plantillas gratuitas disponibles en línea para programas como Microsoft Office, Adobe InDesign, Adobe Illustrator o Corel Draw. Las plantillas que vienen en un formato PNG también son compatibles con un amplio rango de softwares de impresión y edición de imágenes. Si estás imprimiendo tus tarjetas-j profesionalmente, revisa tu impresora, ya que esta puede tener plantillas que puedas descargar además de instrucciones detalladas.

  2. 2

    Abre la plantilla en tu programa de diseño elegido. Configura la resolución a 300 dpi y el color a CMYK. En los programas de Adobe, estas configuraciones estarán bajo los menús de "Modo de Imagen" y "Tamaño de Imagen". Si estás utilizando Word o Adobe Acrobat, estas configuraciones serán manejadas por ti desde la plantilla.

  3. 3

    Asegúrate que la plantilla indique claramente la sangría, márgenes, línea de corte y dobleces. La impresora que uses determinará cual es el margen y la sangría, pero típicamente son de 3 mm de ancho. Si los indicadores no están ahí, necesitarás agregar guías o márgenes a mano o mantener el tipo y cuerpo principal de tu arte a aproximadamente 10 mm de los bordes exteriores.

  4. 4

    Compón tu imagen utilizando capas y texto vectorial donde sea posible. Esta técnica mantiene las fuentes de texto nítidas y te ayuda a evitar que los bordes de tu arte o texto queden borrosos. Utiliza fuentes de texto que sean lo suficientemente grandes para poder ser leídas en el tamaño impreso o utiliza previsualizaciones de impresión para medir la escala.

  5. 5

    Baja tu imagen antes de guardarla. Guarda el archivo en el mismo formato que estaba la plantilla, o utiliza un formato que sea compatible con tu impresora como EPS, PDF o AI.

    Diseña una tapa digitalmente sin plantillas

  1. 1

    Abre tu programa de diseño gráfico y crea un nuevo archivo que tenga 1,925 por 1,913 pixeles a 300 dpi (o 6,417 por 6,377 pulgadas [16,3 por 16,2 cm]). Crea un rectángulo en el centro que tenga 4,75 por 4,72 pulgadas (12,1 por 12 cm). Coloca guías o márgenes a 3 mm de cada borde para establecer tu sangría. Si lo deseas, puedes crear otro juego de guías o márgenes 3 mm hacia adentro del rectángulo para establecer un margen de seguridad.

  2. 2

    Diseña tu cubierta en una nueva capa. Utiliza fuentes de texto que sean lo suficientemente grandes para leerse en el tamaño de impresión o utiliza previsualizaciones de impresión para medir la escala. Mantén el cuerpo y tipo principal de tu arte dentro de los márgenes de seguridad, o al menos a 3 mm desde los bordes internos del rectángulo.

  3. 3

    Guarda el archivo como dos capas (guías y arte) a menos que tu impresora te pida un archivo bajado. Si imprimirás el archivo tu mismo debes cargar el archivo en tu programa de impresión si es distinto de tu programa de edición gráfica para asegurarte que los márgenes estén configurados correctamente antes de imprimir un boceto. Si vas a cortar las tarjetas tú mismo, este paso no es crítico.

Consejos y advertencias

  • Revisa si tu vendedor de impresoras o softwares de edición gráfica posee plantillas para cajas de CD. La mayoría de las marcas ofrecen descargas gratuitas que harán que el trabajo sea mucho más sencillo.
  • No intentes imprimir imágenes que tengan menos de 300 dpi o modificar el tamaño de una imagen más pequeña a las dimensiones de una tarjeta-j. Esto hará que la tapa se vea pixelada y de una calidad pésima.
  • Si estás utilizando Word, inserta cajas de texto para controlar el diseño del texto. Las cajas de texto pueden arrastrarse por sobre la parte superior de tu arte o fondo y cambiar su tamaño con facilidad.
  • Siempre incluye márgenes de sangría. Las piezas impresas se cortan al tamaño apropiado en pilas y no se cortan exactamente en las líneas de corte. La sangría se refiere a que el arte de la tapa debe extenderse más allá de la línea de corte, lo cual previene que se vea papel en blanco a lo largo de los bordes de corte.
  • Debes asumir que los colores oscuros se verán más oscuros cuando sean impresos, y ten cuidado cuando estés diseñando composiciones oscuras. Dos tonos similares de gris, por ejemplo, pueden no imprimirse de manera distinguible entre ambos como aparecen en el monitor.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles