Cómo diseñar un servicio de lavandería de un hospital

Escrito por rachel dennis | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo diseñar un servicio de lavandería de un hospital
(Chris Stein/Photodisc/Getty Images)

Un servicio de lavandería en las instalaciones de un hospital puede ayudar a mantener la ropa y a ahorrar dinero. Un departamento de ropa por separado ayuda a asegurar que exista un suministro adecuado para su uso en cualquier piso del hospital y en todo momento. También ayuda a crear puestos de trabajo dentro del hospital que de otro modo se perderían por la subcontratación. Se puede establecer un servicio de lavandería en un hospital, manteniendo algunos puntos clave en mente.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Crea un espacio para la sala de lavandería dentro del hospital. El área designada para el departamento de lavandería tiene que ser lo suficientemente grande para adaptarse a una cantidad adecuada de lavadoras y secadoras. También debe tener un espacio amplio donde los trabajadores puedan separar y manipular la ropa. Es necesaria una ventilación adecuada para evitar el exceso de humedad y la acumulación de calor en la sala de lavandería. También es necesario tener la tubería adecuada para agua caliente y fría en cada lavadora. Asegúrate de que el espacio pueda ser equipado con las tuberías y la ventilación necesaria.

  2. 2

    Compra los aparatos. Las lavadoras y secadoras industriales son ideales para instalaciones de cuidado de la salud porque pueden manejar grandes cantidades. Elige lavadoras que tengan ciclos de lavado múltiples y opciones de temperatura que permitan que todos los tipos de ropa puedan ser lavados apropiadamente. Las secadoras deben estar equipadas con varias temperaturas y opciones también.

    Cómo diseñar un servicio de lavandería de un hospital
    (laundry dial image by Sirena Designs from Fotolia.com)
  3. 3

    Divide los espacios en dos secciones, una para la ropa sucia y otra para la limpia. Colocar barreras para dividir las secciones también puede ayudar a prevenir la contaminación cruzada.

  4. 4

    Asigna un espacio para las lavadoras y secadoras. Instala los aparatos.

  5. 5

    Pon mesas en el lado de la ropa sucia para separarlas, y también unas mesas en el lado de la ropa limpia para doblarla. Crea un espacio donde los barriles de la ropa puedan ser colocados. Construye un gabinete que pueda contener suministros como detergente y perchas, e instala otro gabinete o un carrito para guardar la ropa de cama extra. Coloca barras en un área del lado de la ropa limpia para colgarla.

  6. 6

    Crea un programa de lavandería para recoger y entregar la ropa. Alterna las horas para recoger ropa y así evitar que se acumule más rápido de lo que se puede limpiar en el cuarto de lavado. Entrega la ropa limpia a los pisos específicos mientras esperas que se completen los ciclos de las lavadoras y secadoras. Esto crea espacio para que la ropa recién lavada se ordene y se doble, y evita la escasez de la misma en los pisos del hospital.

  7. 7

    Enséñale al personal cómo evitar la contaminación cruzada, es decir, que la ropa de cama limpia entre en contacto con la sucia. Proporciona guantes y batas protectoras al personal y enséñales a usarlos cuando trabajen con la ropa sucia. Muéstrales también cómo controlar y aislar la ropa sucia correctamente.

  8. 8

    Crea una lista la cual detalle qué ciclo, detergente, agua y temperaturas de secado deben ser usadas para cada tipo de ropa. Mantén la lista en la sala de lavado para que los empleados la puedan usar como referencia.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles