Cómo hacer un disfraz de Halloween que sea aterrador

Escrito por suzie faloon | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Un traje siniestro acompañado de un maquillaje de horror es uno de los disfraces más aterradores entre los asistentes a una casa embrujada o una fiesta de Halloween con poca iluminación. Es bien sabido que una oscura y tranquila criatura aterroriza a muerte hasta al más duro de los chicos o chicas a quienes se acerca silenciosamente. Si además de esto es un ser de considerable estatura, la cual le permite mirar hacia abajo a su víctima inocente, el horror es incluso mayor, y genera gritos de pavor entre los asistentes a la fiesta. Si posees la habilidad de moverte cuidadosa y silenciosamente, entonces este es el disfraz para ti.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Maquillaje de Halloween en blanco, gris, negro y verde
  • Labial negro
  • Sangre artificial, opcional
  • Pantalones oscuros y camisa o chaqueta de manga larga
  • Peluca o cubrimiento para la cabeza de color oscuro
  • 1 sábana negra de algodón sencilla o doble, de 2 1/2 a 3 yardas (40 a 60 pulgadas), que no sea muy cara
  • Tijeras
  • Aguja grande
  • Rollo de guata u otra tela resistente
  • Cinta reflectora
  • Paquete de telaraña falsa
  • Alfileres pequeños
  • Zapatos oscuros (opcional)
  • Removedor de maquillaje

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Toma la medida de la camisa o chaqueta desde el puño hasta el hombro del mismo brazo. Escribe la medida y haz lo mismo con el otro brazo. Toma la medida de hombro a hombro y anótala también.

  2. 2

    Coloca la sábana o tela negra sobre una superficie plana donde puedas trabajar en ella. Toma la cinta de medir, ponla sobre la tela, y saca la primera medida que tomaste del puño hasta el hombro. Con las tijeras haz un corte en la tela para marcarla. Repite esto con la segunda medida del brazo, y con la medida de hombro a hombro.

  3. 3

    Agarra la tela con tus manos, una a cada lado del corte y rompe la tela en dos pedazos. Repite esta operación con la segunda medida del brazo y con la de los hombros. De esta manera tendrás tres piezas que encajan con tus medidas, y posiblemente una cuarta pieza que podrás usar para cubrirte la cabeza si fuera necesario.

  4. 4

    Coloca la chaqueta o camisa sobre la superficie de trabajo, con la parte de adelante hacia abajo. Asegura con alfileres cada segmento de tela a la parte de atrás de la prenda, dejando por debajo un doblez de media pulgada. Cose los pedazos de tela con hilo resistente, haciendo una puntada para unirlos. Una vez hayas asegurado los pedazos de tela a la prenda, colócala sobre la mesa con los brazos estirados al igual que la tela que adheriste, como si fuera una capa.

  5. 5

    Haz pequeños cortes con la tijera a lo largo de toda la parte inferior de la tela, dejando de 3 a 5 pulgadas de espacio entre cada uno. Luego agarra estos cortes y rómpelos para formar tiras largas y desiguales a lo largo de toda la prenda. Cose o pega pedazos de cinta reflectiva para dar un efecto brillante. Lo que obtendrás es una prenda con jirones de tela de varios grosores. Extiende la telaraña artificial a lo largo del frente de la camisa y asegúrala con alfileres. Pon también telaraña en una de las botas del pantalón. Si quieres, pega moscas o arañas plásticas sobre las telarañas.

  1. 1

    Cubre tu cara y la parte visible del cuello con maquillaje blanco.

  2. 2

    Coge un poco de maquillaje negro con tus dedos o un aplicador, y hazte unas ojeras exageradas. Aplica negro también sobre los pómulos, mezclándolo con el maquillaje blanco para que quede de un tono gris. Continúa mezclando el negro con el blanco para hacer sombras sobre la quijada, las sienes, debajo de la boca y a lo largo de la frente. Intenta darle a tu cara un aspecto esquelético y demacrado, la idea es que tus ojos sean lo que más resalte de tu aspecto enfermizo. Pon algo de verde para que la piel luzca como si se estuviera pudriendo.

  3. 3

    Ponte labial blanco o negro. Mézclalo con maquillaje para que parezca que están resquebrajados. Si quieres, házte pequeñas manchas negras en las esquinas de la boca y ponte sangre falsa encima de ellas para que parezcan heridas que supuran. También puedes aplicar sangre falsa sobre cada una de las fosas nasales y las esquinas externas de los ojos con un hisopo. En las manos puedes usar también maquillaje o ponerte unos guantes ensangrentados.

  4. 4

    Ponte la peluca o lo que hayas escogido para cubrirte la cabeza. Si las orejas quedan expuestas, maquíllalas también. Ponte el disfraz cuidadosamente y prepárate para las reacciones que vayas a recibir, que serán muy variadas.

Consejos y advertencias

  • Si eres parte de una casa embrujada y te paras debajo de un abanico cuyas aspas giran lentamente, esto le dará un efecto de movimiento al disfraz. Si es un traje que solo usarás una vez, remueve la tela de la camisa con un descosedor y así podrás volver a usarla.
  • No limites tu visión. Si los jirones se arrastran por el piso, córtalos un poco para que no te enredes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles