Disminuya los niveles de amoníaco

Escrito por meadow milano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Disminuya los niveles de amoníaco
(Comstock Images/Comstock/Getty Images)

Cuando se produce daño en el hígado, su mecanismo de desintoxicación no funciona efectivamente. El resultado es una acumulación de toxinas y productos derivados en la sangre, incluido el amoníaco. Los niveles elevados de amoníaco pueden ser causados por la cirrosis, el alcoholismo o por un daño hepático causado por la hepatitis. Los niveles altos de amoníaco puede tener un impacto negativo en los órganos vitales, especialmente el cerebro. Una afección médica grave llamada encefalopatía hepática, un trastorno del sistema nervioso y el cerebro, puede causar confusión, cambios de personalidad, somnolencia y desorientación. La falta de disminución de los niveles de amoníaco puede derivar en la insuficiencia de múltiples órganos e incluso resultar fatales.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Examen físico
  • Laxantes recetados
  • Enemas
  • Una dieta rica en fibras
  • Intervención quirúrgica

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Visite a su médico. Usted necesitará una evaluación médica completa para determinar su función hepática. Su médico le recomendará análisis de sangre para verificar los niveles de amoníaco y para comprobar los niveles de enzimas hepáticas. Usted también puede someterse a diagnóstico por imágenes, incluyendo una ecografía y una resonancia magnética que puede detectar cambios en el hígado y anormalidades. Su médico le recomendará un tratamiento basado en los resultados de sus exámenes y resultados.

  2. 2

    Pregunte acerca de la lactulosa. Este laxante recetado ayuda a evacuar las toxinas de los intestinos, como el amoníaco, mediante la aceleración del modo en que el alimento pasa través del sistema gastrointestinal. Hable con su médico sobre los efectos secundarios de la lactulosa, tales como calambres abdominales y diarrea, antes de comenzar el tratamiento.

  3. 3

    Considere la posibilidad de un enema. Junto con laxantes recetados, un enema puede ayudar a su cuerpo a deshacerse del exceso de amoníaco. Los enemas trabajan mecánicamente para ayudar a evacuar sus intestinos y eliminar los altos niveles de amoniaco. Para aquellos que no pueden tolerar los efectos secundarios de la lactulosa, los enemas son una alternativa viable. Consulte con su médico acerca de la forma correcta de administrar un enema y nunca lo haga sin la aprobación de su médico.

  4. 4

    Consuma una dieta rica en fibras. Comer alimentos ricos en fibras puede ayudar a su sistema digestivo a trabajar de manera más eficaz y aumentar los movimientos de su intestino. El tratamiento de altos niveles de amoníaco puede causar diarrea, por lo que cosumir una dieta alta en fibra puede aliviar las heces blandas o acuosas, mientras promueve movimientos adecuados del intestino.

  5. 5

    Piense acerca de la cirugía. Si los niveles de amoníaco son resistentes al tratamiento, y si usted está en riesgo de insuficiencia hepática u otras afecciones médicas críticas, su médico podría recomendar un trasplante de hígado. Hable con su médico sobre los riesgos y beneficios de este procedimiento de cirugía mayor, y si mejorará su calidad de vida.

Consejos y advertencias

  • Hable con su médico antes de tomar analgésicos de venta libre como el acetaminofén. Algunos analgésicos son más seguros que otros al tomarlos cuando se tiene una enfermedad de hígado y los niveles elevados de amoníaco.
  • No tome bebidas alcohólicas. El consumo de alcohol es un factor de riesgo importante de enfermedad hepática, y ello puede disparar los niveles de amoníaco si tiene un daño hepático.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles