La dispraxia y la disfunción de integración sensorial en niños

Escrito por melody hughes | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La dispraxia y la disfunción de integración sensorial en niños
(Child image by Serenitie from Fotolia.com)

La dispraxia es un trastorno que afecta la capacidad de un niño de desarrollar habilidades motoras gruesas y finas. Se la clasifica como un trastorno de integración sensorial. Este tipo de trastornos se produce cuando el sistema nervioso del niño no puede procesar correctamente los sentidos de su cuerpo o de su entorno

Otras personas están leyendo

Primeros síntomas de dispraxia

Los lactantes con dispraxia pueden sufrir cólicos siendo bebés. Puede tener también alergias a la leche y otras dificultades de alimentación. El desarrollo motriz puede verse demorado, lo que resulta en una demora en darse vuelta, sentarse y gatear. También pueden tener movimientos repetitivos como mover los brazos y las piernas o golpearse la cabeza. Puede resultar difícil enseñarles a controlar sus esfínteres y tener un retraso en el desarrollo del habla.

Síntomas de dispraxia en la niñez

Los niños con dispraxia pueden parecer torpes y con falta de coordinación. Pueden tener dificultad para estar sentados en calma durante más de unos pocos minutos y en mantener la atención más de dos o tres minutos por vez. Estos niños pueden ser muy emotivos y tener berrinches frecuentes. Puede que no les guste que los toquen ni la sensación de algunas prendas de tela. La dispraxia puede interferir con habilidades básicas como comer con utensilios, abotonarse y escribir a mano.

Significancia

Según el National Center for Learning Disabilities, aproximadamente el 6 por ciento de todos los niños manifiestan algunas characterísticas de dispraxia. De los que tienen síntomas de dispraxia, el 70 por ciento son varones.

Consideraciones

La dispraxia puede coexistir con otras condiciones como el trastorno de déficit en la atención e hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés), dislexia y discalculia. Los niños con dispraxia también pueden sufrir de depresión, baja autoestima, problemas emocionales, de conducta y de salud mental.

Tratamientos

A la dispraxia se la puede tratar con terapias físicas, ocupacionalesl y del habla. Los mejores resultados se dan cuando los tratamientos comienzan lo antes posible en la niñez.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles