Qué hacer con una distensión muscular en el cuello

Escrito por jason brick | Traducido por priscila caminer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Qué hacer con una distensión muscular en el cuello
Una distensión muscular en el cuello puede ser muy debilitante y doloroso, sólo superado por la distensión de un músculo en la espalda. (Creatas Images/Creatas/Getty Images)

Una distensión muscular en el cuello puede ser muy debilitante y doloroso, sólo superado por la distensión de un músculo en la espalda. Si no has padecido de dolor de cuello, no tienes idea de cuanto necesitarás utilizar tu cuello. Sin embargo, una distensión muscular en el cuello normalmente no requiere de atención médica.

Otras personas están leyendo

Advertencia

Al igual que la espalda, el cuello es un lugar donde preferirás pecar de precavido. Si el dolor persiste durante más de una semana, consulta con un médico. Otras dos razones para visitar al médico son: si el dolor es intenso, es decir, lo suficiente para detener tu actividad por el nivel de dolor, o si tienes un rango muy limitado de movimiento.

Colócate un poco de hielo

El hielo es la cosa más importante que puedes utilizar en cualquier lesión muscular. Después del trauma inicial, la mayor parte de los daños a un músculo son causados por inflamación. A medida que la sangre corre hacia la lesión, las cosas se ponen muy congestionadas, obligando a las partes de tu cuerpo a desgastarse, producir hematomas e incluso retorcerse.

El hielo reduce el flujo de sangre hacia el área lesionada, disminuyendo así la inflamación y previniendo un daño adicional. Deberías colocarte hielo durante al menos 20 minutos, repitiendo cada hora durante el tiempo que puedas soportarlo.

Aunque el calor a menudo se siente como un alivio, se debe evitar a toda costa durante las primeras 48 a 72 horas después de la lesión. El calor aumenta el flujo de sangre y agrava el daño sobre la zona lesionada.

Toma un antiinflamatorio

Los antiinflamatorios como el ibuprofeno y el Motrin, harán lo mismo que el hielo: al reducir la hinchazón, permiten que los músculos vuelvan a la normalidad y empiecen a reconstruirse. Muchos también incluyen un relajante muscular leve, que evita que la zona lesionada sufra espasmos bajo tensión.

Tome la dosis recomendada en la etiqueta de tu anti-inflamatorio. Recuerda que muchos antiinflamatorios pueden causar malestar estomacal, así que come algo con cada dosis.

Bebida y dieta

Bebe mucha cantidad de agua. Bebe por lo menos dos vasos más de lo que crees que deberías. La mayoría de las personas, especialmente los atletas aficionados, están deshidratados la mayoría del tiempo. Mantenerse hidratado ayudará a mantener los músculos sanos y acelerar el proceso de curación.

Mientras te estás curando, mantente alejado de los azúcares procesados, ya que estos ​​hieren el proceso de cicatrización, al interferir con el sistema inmune. Lo mismo ocurre con los alimentos procesados ​​y la comida rápida.

Tómalo con calma

Para los atletas especialmente, el descanso es la parte más difícil. Respeta los mensajes que tu cuerpo te está enviando, y deja que el cuello repose a medida que se esté recuperando.

Cuando el dolor comience a disminuir, trata de elongar suavemente y de tipo exploratorio en el área lesionada. Una vez que puedas mover el sitio a su rango normal de movimiento sin dolor, deberías estar listo para regresar al meollo de las cosas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles